Mercadillos navideños de cuento por Europa

Ya estamos en diciembre y la Navidad ya invade nuestras casas, nuestras calles, nuestras tiendas, nuestras ciudades. En esta época del año, se suelen hacer muchos regalos a los seres queridos. Y nada mejor que hacerlo en los típicos mercadillos de Navidad que ofrecen un gran número de ideas. Unos mercadillos con historia, solera y belleza que merece conocer y disfrutar durante estas fechas tan señaladas en el calendario.

Mercado de Navidad en Praga

1º. PRAGA (REPÚBLICA CHECA) 

La belleza de Praga aumenta todaví más durante la Navidad.  La capital checa, de por sí romántica y bonita, parece cubrirse de un halo especial de magia por esta época.

A ello contribuyen las luces, las casetas de madera, los árboles lelnos  de adornos y el olor a canela del tradicional vino caliente. Dos son las citas más fascinantes  tanto para los habitantes de la ciudad como para los visitantes, el Mercadillo de la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, y su gigantesco  árbol, y el Mercadillo de la Plaza de Wenceslao.

2º. MADRID (ESPAÑA)

En la capital de España, Federica & Co regresa por  Navidad con su tienda efímera «Slow Revolution». Inspirado en un amplio invernadero típicamente británico, este  espacio alberga más de 30 marcas de decoración, moda, diseño, joyería y hogar. Además, dispon de  una tratoría con cocina tradicional italiana bajo el sello de Matteo y Chiara del Mercado de la Paz. También en Madrid hay que visitar el tradicional mercadillo ubicado en la Plaza Mayor.

3º. FRANCIA

El país galo tiene varios famosos mercadillos. De este modo, en la región Pays de la Loire, dos lugares tan espléndidos como la Abadía de Fontevraud (uno de los mayores recintos monásticos del viejo continente) y el Castillo de Brissac albergan  en su interior numerosos  puestos de artesanos. Exponen y permiten   comprar juguetes de madera y bonitos artículos ideales para regalar durante estas fechas navideñas.

4º. PORTUGAL

La villa de Óbidos se convierte  en otro lugar de ensueño durante esta Navidad. De gran belleza e interés turístico, en diciembre se viste de gala con motivo de esta fiesta tan tradicional.

Luces, decoración y varias escenas inspiradas en las estaciones del año transforman a Óbidos. Además,  la a granja de Papá Noel y un bar de hiel toman la villa portuguesa llevando al turista a un mundo mágico. Los niños disfrutarán como nunca. 

Dejar respuesta