El Parc Güell, una joya barcelonesa

Con unas vistas magníficas sobre el llano de Barcelona (España), el reputado  Antonio Gaudí proyectó una urbanización inspirándose en las ciudades-jardín de los pensadores utópicos ingleses. Actualmente, el Parc Güell es un espacio de ocioal servicio de la capital de Cataluña.

El proyeto de Gaudí se basaba en la edificación de viviendas unifamiliares y debía incluir unos espacios de ocio público, como un amplia plaza cubierta, un teatro al aire libre, una capilla, una consejería y otros servicios comunes. Finalmente, el proyecto no cuajó y las obras se detuvieron en 1914, cuando ya se habían levantado varias dependencias colectivas.

Después del fallecimiento de Eusebi Güel  en 1922, el Ayuntamiento de Barcelona adquirió  la finca para transformarla  en parque público, con lo que la capital catalana  ganó un original espacio donde los pinos y los algarrobos conviven con estructuras originales.

El simbolismo propio de Gaudí se aprecia desde la misma entrada al parque, con una estructura alegórica que representa el acceso al Paraíso. La entrada principal por el Carrer Olot está flanqueada por dos pabellones de claro estilo gaudiniano. Aquí arranca  la escalera monumental que abraza tres fuentes y está presidida por una salamandra terminada en trencadís.

Sobre la escalinata está  la Sala Hipóstila, que debía alojar el mercado de la ciudad jardín y que está compuesto  por 86 columnas de estilo dórico. Destaca su techo confeccionado con bóvedas semiesféricas revestidas con trencadías blanco, entre cuyos espacios se sitúan preciosos plafones circulares.

Sobre la Sala Hipóstila se extiende la plaza, que nace de la misma montaña y está rematada con el magnífico banco ondulado con revestimiento en trencadís que delimita todo el perímetro.

Para pasear por el parque, Gaudí erigió  una serie de viaductos porticados lo suficientemente anchos para el acceso de carruajes. Y aprovechó el desnivel de la montaña para proyectar un camino de elevación espiritual situando en la cima una capilla, que al final no se construyó, y cuyo lugar lo ocupa  hoy en día el Monumento al Calvario.

Por último, en el recinto del parque está la casa en la que Gaudí residió entre 1906 y 1925 (poco antes de su muerte en 1926 se trasladó al taller de la Sagrada Familia) y que se ha transformado en la Casa-Museo Gaudí, con una colección de obras del arquitecto y de sus colaboradores.

Foto vía Cometo Barcelona

Dejar respuesta