La Grand Place de Bruselas

Bruselas, la capital de Bélgica, cuenta con numerosos lugares bellos. No obstante, la Grand Place es uno de sus iconos absolutos. Esta espectacular plaza, en el centro de la ciudad, es una de las más bellas y famosas de toda Europa. A lo largo de su superficie de 110×68 metros se distribuyen varios edificios levantados en diferentes épocas, mas todos responden al modelo renacentista.

Esta plaza fue escenarios de muchos acontencimientos históricos de Bélgica como la decapitación de los condes Egmont y Hornes en 1568, cuando el Duque de Alba gorbenaba Flandes. La Grand Place fue destruida por la artillería francesa en 1695 y reconstruida cuatro años más tarde.

El Hotel de Ville, el Ayuntamiento de Bruselas, domina el franco meridional. Se trata del monumento antigo más conocido de Bélgica y uno de los más importantes de la arquitectura gotica. Destaca su Tour Inimitable, así como varias salas y galerías.

Partiendo del Hotel de Ville, se encuentra en el número 7 la Masion de l’Etoile: bajo su bóveda se ve el monumento en bronce al héroe Everard’t Serclaes que liberó la ciudad de la ocupación del conde de Flandes en 1356. En el número 9, está la Maison au Cygne (1698) perteneciente al gremio de carniceros.

En el número 10, se halla la Maison de l’Arbre d’Or (siglo XVI) donde está instalado el Musée de la Brasserie-Biermuseum dedicado a la historia de la cerveza. En el número 11, está la Maison de la Rose y en el 12 la Maison Aux Trois Couleurs.

Luego, se alza el maravilloso Palacio de los duques de Brabante, levantado por G. de Bruyn en 1698 y decorado en 1770 mediante el gran relieve de la Abundancia en el frontón. A la izquierda, se halla la Maison de la Balance.

El flanco norte está ocupado en su mayor parte por la Maison du Roi. En esta zona llaman la atención la Chaloupe d’Or, el Pigeon, la Chambrette de l’Amman, la Maison du Paon y la Maison du Chene.

El flanco oeste es el más pintoresco y bello. En el número 1-2 está la Maison des Boulangers construida por Jean Cosyn en 1697. En su fachada, se ven los tres órdenes clásicos y está adornada con un busto del rey Carlos II de España. En el número 3, está la Maison de Brouette. En el número 4, se ve la Maison du Sac, perteneciente al gremio de ebanistas.

En el número 5, se halla la Maison de la Louve, con un relieve de Rómulo y Remo amamantados por la loba sobre la puerta y varias estatuas alegóricas del ático. Por último, en el número 6 se encuentra la Maison du Cornet y en el 7 la Maison du Renard, del gremio de los merceros.

Foto vía Sobre Turismo

Dejar respuesta