Rumanía, una belleza europea

Rumanía es un precioso país ubicado en el sureste de Centroeuropa. Desde el 2007, pertenece a la Unión Europea con lo que todos ciudadanos de dicha organización supranacional pueden entrar a Rumanía con sólo su documento nacional de identidad.

Rumanía  es una tierra acogedora y bella. La costa del mar Negro continua siendo su principal atractivo junto Transilvania con su leyenda del Conde Drácula. Además, hay que visitar la capital Bucarest, la bella ciudad de Sibiu, los monasterios de Bucovina y del Danubio,  la zona de los Cárpatos  y el delta del Danubio.

Antes de llegar a  Bucarest, merece la pena viajar a la ciudad de Bucovina, al norte. Allí podremos deleitarnos con cinco magníficos monasterios del siglo XVI.

En Bucarest,  se puede visitar  el gran alacio del Parlamento que pone en evidencia la megalomania de antiguo dictador Ceausescu. Dejando de lado esta  mole, debemos dirigir nuestros pasos hacia el noroeste de la capital. Allí descubriremos el antiguo barrio del comercio, la iglesia de Stavropoleos, la Piaata Universitatti y la sala de conciertos del Ateneo rumano.

En la ciudad de Iasi podemos ver  la iglesia de los Tres Jerarcas, la iglesia de Golia y el monasterio de Cetatuia. Asimismo, la ciudad de Sibiu ha ganado adeptos desde que fuese  Capital Europea de la Cultura en 2007.

Hay que completar el circuito turístico  (destaca el mítico castillo de Bran)  en Transilvania referido al famoso Conde Drácula, creación del escrito Bram Stoker a raíz de la  historia de Vlad El Empalalado, príncipe de Valaquia y héroe nacional.

El Mar Negro sigue siendo un lugar muy visitado por los veraneantes de Europa occidental. Son 50 kilómetros de playas de arena fina. Destacan las ciudades de Neptun y Olimpo.

En los Cárpatos, se puede practicar senderismo en verano y esquí en invierno. Asimismo, el macizo de Maramures y los montes Apuseni ofrecen variados atractivos naturales como grutas, cascadas y simas. También, hay que visitar los montes Bucegi por sus paredes de roca sedimentada, la riqueza de su flora y fauna unida a la posibilidad de esquiar.

Finalmente,  Rumanía cuenta con una joya de la naturaleza: el delta del Danubio. En este bellísimo lugar se halla la mayor reserva natural de Europa, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Foto vía Living Viajes

Dejar respuesta