Disfrutando de la naturaleza en Alentejo

alentejo

Alentejo (Portugal) es una sitio ideal para disfrutar del medio ambiente y la naturaleza.  Por ello, os dejo varios lugares que merecen conocerse en esta región de Portugal.

Para senderistas

Se debe completar  la Ruta Vicentina que transcurre a lo largo de la costa oeste alentejana sumando casi 345 kilómetros en una de las zonas de costa más bellas y mejor conservadas de  todo el continente europeo.

La ruta está compuesta por dos recorridos perfectamente  señalizados: el camino histórico que recorre caminos rurales por el interior, y el camino de los pescadores que se realiza  junto al mar.

Cada etapa de ambos caminos suele tener alrededor de  25 kilómetors pensados para poder completarlos en una jornada. Si te gusta el senderista aquí te sentirás muy a gusto.

Para cicloturistas

La Sierra de São Mamede es el punto más elevado de Alentejo. Entre montes, valles y arroyos se esconde una gran diversidad paisajística de verde intenso. Se trata de una zona ideal  para recorrerla en bicicleta y disfrutar del deporte y la naturaleza al mismo tiempo.

Las cinco rutas señalizadas  permiten pedalear entre acantilados, robles y castaños,  calzadas medievales y descubrir singulares pueblos con mucho encanto como Marvao o Castelo da Vide. Una maravilla.

Bird Watching

Campo Branczona de Alentejo sobresale por su riqueza ornitológica,. Esta zona es la más relevante estepa de cereales de Europa y es el hogar de una de las mayores concentraciones de especies esteparias. Todo un hito natural.

Entre las especies que se puen ver aquí destacan  el cernícalo primilla, el sisón, la grulla, el aguilucho cenizo, la cigüeña blanca y la avutarda que tiene en este lugar  su mayor núcleo reproductor del país.

Se pueden realizar visitas para la observación de aves y la interpretación del paisaje en todoterrenos y, encima, se pueden captar fotografías de naturaleza en refugios estratégicamente ubicados. Toda una joya para los amantes del birdwatching.

Foto vía Tripadvisor

Dejar respuesta