La bahía de Dublín, un hito irlandés

La bahía de Dublín es una bella ensenada en forma de delta del mar de Irlanda frente a la costa oriental de la isla de Irlanda.  Se trata de  uno de los iconos de la capital irlandesa y un sitio maravilloso para fotografiar, pasear y pensar en la vida. Sin duda alguna, si uno viaja Dublín tiene que disfrutar con esta maravilla natural.

La bahía mide cerca de 10 kilómetros de ancho en su base norte-sur y unos siete kilómetros de largo hasta su vértice en el centro de Dublín, extendiénsoe desde el cabo de Howth en el norte a Dalkey Point en el sur. La isla Bull, creada de manera artificial, se encuentra en la esquina noroeste de la bahía y luce una playa arenosa de unos cinco kilómetros, Dollymount Strand, al lado de  una famosa  reserva de aves de caza.

Por otra parte, en esa bahía vierten sus aguas  el río Liffey y el río Dodder después de  fusionarse en Dublín , así como el río Tolka y otros ríos menores. El área metropolitana de Dublín rodea por norte, oeste y sur esta bahía  en tanto que el mar de Irlanda se  sitúa al este.

Asimismo, la bahía de Dublín es muy estrecha y presenta numerosos bancos de arena y afloramientos rocosos. Todo ello ha provocado que en ella hayan naufragado varios barcos, especialmente, cuando el viento viene del este. Muchos barcos se han hundido en las traicioneras costas fuera de Howth y Dun Laoghaire, a escasamenet  un kilómetro de la costa.

Finalmenet, el ilustre escritor James Joyce ambientó la mayoría de la trama de su reputada novela “Ulises” alrededor de la bahía de Dublín desde el Forty Foot en el que Buck Mulligan se lavó en la mañana de Bloomsday a Howth, donde el señor Bloom hizo el amor a Molly bajo los rododendros.

Foto vía Villa de Ayora

Dejar respuesta