Una divertida forma de conocer Serbia a través de una motocicleta

motos_serbia

Hace escasos días, la Oficina de Turismo de Serbia ha presentado en España una serie de interesantes programas ofrecidos por el operador local ‘Serbian Biker Tours’, en los cuales se plantea conocer este país balcánico a través de recorridos en motocicleta.

Los programas ofertados están compuestos por el alquiler de la motocicleta, el establecimiento hotelero con desayuno, el servicio de guía, los seguros viaje y el transporte al aeropuerto. De esta manera, el turista no terndrá que  preocuparse de nada más allá que conducir la motocicleta por las carreteras serbias.

En total,  se ofrecen ocho programas distintos, de diferente duración y recorrido, donde varían los precios, que van desdel os  140 hasta los 2.500 euros, con recorridos desde los 290 kilómetros en una sola jornda para conocer el norte del país europeo, a un programa de 8 días y 2.000 kilómetros para recorrer Serbia de norte a sur y de este a oeste.

Las motodicletas elegidas para este evento han sido las ‘chopper’ de alta gama, especialmente fabricadas para realizar de forma cómoda  itinerarios largos. Los modelos que pone en ofera el operador serbiro  son la Honda VT 1300 Sabre, la Yamaha V-Star 1300, la Yamaha V-Star 1300 Touring, y la Suzuki C50T Boulevard 800.

Ademas, hay que reseñar que no es algo  frecuente encontrarse con motociletas chopper de alta gama disponibles para alquilar, y menos con varios programas que se adapten tan bien a las preferencias de los aficionados al motociclismo.

Sin duda, esta iniciativa se trata de una magnífica oportunidad de conocer los lugares más recónditos de Serbia viviendo una auténtica aventuda al estilo de la famosa película “Easy Rider”.

República de Serbia está situado en la Península balcánica, en el sureste de Europa. Limita con Hungría al norte; con Rumania y Bulgaria al este; con Macedonia y Albania al sur; y con Bosnia y Herzegovina, Croacia y Montenegro al oeste. Su capital y ciudad más poblada es Belgrado.

Foto vía El Economista

Dejar respuesta