El delta del Danubio, una joya natural poco conocida

DELTA DEL DANUBIO

El delta del Danubio estas  situado en Dobruja (Dobrogea, Rumanía) y en la provincia de Odesa (Ucrania). Constituye el mayor y mejor conservado de los deltas fluviales europeos. Ocupa una superficie de 3.446 kilómetros cuadrados.  A orillas del mar Negro se extiende uno de los ecosistemas más ricos de Europa, el delta del Danubio, un inmenso humedal que acoge un paraíso salvaje con enorme potencial turístico.

Sus escasos habitantes  ven en la llegada creciente de visitantes una oportunidad para salir de la pobreza. Sin embargo,  pese a su riqueza ecológica, este espectacular  humedal sigue siendo poco conocido como destino turístico en Europa. Los que no van se pierden la rica fauna y flora de este lugar.

Para ello se ha puesto en marcha  la iniciativa de Rewilding Europe. Se trata de un crédito otorgado por esta organización ecologista que se reinvertirá para contribuir  a la conservación de la naturaleza. Se busca desarrollar un turismo sostenible que se base en pequeños alojamientos familiares, en excursiones de un grupo de personas guiadas por un pescador local y en la observación de las aves.

En los últimos años, el número de turistas extranjeros que visitan el delta se ha duplicado, pero siempre desde cifras muy modestas. Por ejemplo, en el año 2012 más de 40.000 rumanos y alrededor de 5.000 extranjeros escogieron  este humedal como destino.

Es toda una maravilla visitar el delta del Danubio, cuya superficie supera los 3.000 kilómetros cuadrados, la mitad de ellos declarados Reserva de la Biosfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). En este territorio virgen, lejos del trasiego de la ciudad, se divisa entre la exuberante vegetación abundantes colonias de cormoranes, garzas, cisnes, gansos bravos y patos. Pero, en este delta, es el pelícano el rey de todas las aves.

Pese a la gran biodiversidad del delta, la infraestructura turística refleja una evidente precariedad, agravada por la poca preparación y los escasos medios de los lugareños. La  solución pasa por ampliar la temporada turística desde la primavera hasta el otoño, cuando además puede verse la migración de las aves.

Foto vía Compartiendo destinos y experiencias

Dejar respuesta