Karl Johansgte, la calle central de Oslo

Oslo es la capital de Noruega, residencia de la corte y sede del gobierno. Se trata de una de las ciudades más agradables del norte de Europa. Su vida intelectual es bastante viva gracias a la universidad, a las academias y al gran número de museos y salas de concierto.

La Karl Johansgate, arteria principal de Oslo, está trazada de este a oeste y une la estación central con el Parlamento, la Universidad y el Palacio Real. Es, por tanto, el corazón de la vida política del país. La ordenó trazar el rey sueco Carlos XIV Bernadotte (1815-1844) para dar un aspecto más moderno a la todavía modesta Christiania.

Partiendo de la estación, poco más adelante, se halla el Stortorvet (mercado grande), plaza cuadrada, en cuyo centro está la estatua de Cristina IV, que realizó C.L. Jacobsen en 1874. Al este de la plaza se levanta el Domkirke, catedral evangélica consagrada en 1697 y remodelada a mediados del siglo XIX por un arquitecto alemán.

En el interior de esta catedral conserva una ornamentación barroca, de la que hay que destacar la cornisa del órgano, que hizo el danés D.L. Karsten. El órgano es una obra alemana de 1930 que ha sido remodelado en 1972. Además, hay que destacar las vidrieras, el retablo del altar y la sacristía.

Un poco más adelante se halla  el Studenterlunden que es un jardín con árboles, parterres de flores, fuentes y estatuas. Al este del mismo se encuentra el edificio del Storting (el Parlamento) erigido por el sueco E.V. Langlet entre 1857 y 1866. En él se exhiben documentos de la moderna historia noruega.

Al otro lado del jardín, se contruyó en 1899 el Nationaltheatret, teatro nacional que está precedido por las estatuas de los dramaturgos noruegos Ibsen y Bjornson. El jardín está atravesado por la Universitesgata que lleva al Radhus.

El ayuntamiento de Oslo impone si se mira desde el mar y se ha convertido en el emblema de la ciudad. Fue construido entre 1993 y 1950 por los arquitectos Arnstein Arneberg y Magnus Poulsson. Se trata de un enorme bloque precedido de unas torres que recuerdan vagamente el estilo medieval. En la torre este se encuentra el reloj de torre más grande de Europa. Además, en su interior alberga un verdadero museo de arte moderno noruego.

Foto vía Norwegian Culture Blog

Dejar respuesta