Paseando del Louvre al Arco del Triunfo por París

arco del triunfo

Cuando uno viaja a París puede completar diferentes rutas apasionantes. En esta ocasión, os recomiendo un paseo dedicado a los amantes del arte, los fotógrafos y todo aquel que queira visitar algunos de los monumentos más impresionantes de la capital de Francia.  

El  día  arranca a las nueve de la mañana en el Museo de Louvre. Recomiendo acudirp ronto  para evitar colas y ver el museo sin agobios. Así, seremos unos de los primeros visitantes de los 25.000 a 30.000 que cada día visitan la famosa pinacoteca parisina.

Luego, a mediodía es el momento idel para tomar algo en un entorno especial. Así, sugiero el café Marly en el patio del Louvre con vistas a la Pirámide de cristal. Una opción para comer es el Incroyable 1793, un singular bistro ubicado en el número 26 de la Rue de Richelieu.

En ningún sitio se podrá descansar o echar una reparadora siesta después de comer mejor que en el típicamente francés Jardin des Tulleries. A continuación, se puede visitar el Museo de l’Orangerie que expone las obras más sobresalientes de Claude Monet, como sus series de nenúfares, o al Jeu de Pame, que se caracteriza por sus exposiciones temporales en la antigua pista de tenis real.

A media tarde, se puede pasear hasta  la bella  Place de la Concorde hasta llegar a los Champs-Elysées, en otra época una parque para el ocio de la aristocracia, hoy en día  invadido por el comercio. Sin embargo, el paseo, que fue uno de los más famosos del mundo, todavía conserva parte de su antiguo encanto.

Sobre las 19.00 horas se puede llegar al Arc de Triomphe,un hito parisino. A50 metros de altura, impacta el ruido del tráfico de las avenidas principales que arrancan desde este arco triunfal, el más grande del planeta. 

Por último, la jornada se cierra con una apetitosa cena. Por ejemplo, nos podemos acercar al reputado Le Fouquet’s.

Foto vía Viajes por Europa

Dejar respuesta