El Arco del Triunfo

Uno de los monumentos más famosos de París es el Arco del Triunfo. El mejor día para visitar el arco triunfal más famoso del mundo es el 2 de diciembre, el aniversario de la victoria de Napoleón en Austerliz (1805). Las obras de este arco de 50 metros de altura comenzaron en 1806, pero no se terminaron hasta 1836 debido, en parte, a la caída de Napoleón.

Cuatro años más tarde, pasó por debajo del arco el cortejo fúnebre del emperador, de camino a su tumba en Les Invalides. Hoy en día, este monumento es foco importante de acontecimientos deportivos y actos públicos.

El Arco del Triunfo esta en el centro del eje formado por tres arcos. Todos ellos componen una imagen de la que Napoleón se hubiera sentido orgulloso. El emperador fue el responsable de la construcción del Arco del Triunfo y el Arco del Carrusel, y en 1989 se erigió el Grande Arche de la Defense.

Bien sea por el ascensor o subiendo los 284 escalones, el visitante que suba a lo alto del arco podrá disfrutar de una vista única de París: hacia el este, los Campos Elíseos, y hacia el oeste, al fondo se divisa el Grande Arche de la Defense. En el centro del arco arde la llama eterna de la Tumba del Soldado Desconocido. Aquí se enterró a un soldado anónimo de la 1ª Guerra Mundial el 11 de noviembre de 1920.

Además, en el Arco del Triunfo se ubica un pequeño museo que relata la historia de su construcción. Asimismo, sobresalen la escultura de la Partida de los Voluntarios que muestra a los ciudadanos que partieron para defender su nación contra Austria y Prusia.

En el friso, se representa a las tropas francesas partiendo hacia la batalla y su victorioso regreso. Mirando al arco desde los Campos Elíseos, el relieve del frente izquierdo muestra el Triunfo de Napoleón. Encima, se halla la escena de la Batalla de Aboukir que muestra la victoria napoleónica sobre los turcos en 1799. En otro friso, se ve la escena del Funeral del general Marceau.

Por último, la Batalla de Austerlitz se representa en el friso del lado norte del arco. Muestra las tropas de Napoleón, inferiores en número a las de su adversario, rompiendo el hielo del lago Satschan, en Austria. Miles de enemigos se ahogaron y Francia consiguió la victoria.

Dejar respuesta