El Museo Rodin, una joya parisina

La oferta de museos en París es tan amplia como  excelente. No siempre resulta factible visitar los más importantes, sobre todo, si  el viaje es corto. No obstante, el Museo Rodin tiene que estar en nuestra lista sin lugar a dudas. No en vano, muchos de los turistas que viajan a  a la capital gala  lo califican como su museo favorito al mismo tiempo que destacan su belleza, su sencillez  y su tranquilidad.

El Museo le debe su  nombre al  escultor Auguste Rodin (1840-1917). Se expone su obra y parte de la Camile Claudel (1864-1943), hermana del escritor Paul Claudel, amante de Rodin y su alumna más sobresaliente.

Antes de entrar en el edificio del museo, uno puede deleitarse paseando por su espléndido jardín donde las esculturas de Rodin comparten espacio con las rosas y los tilos. Una maravilla digna de ser vivida.

En las dos plantas del Hotel Biron, del siglo XVIII, que alberga la exposición, se pueden ver las obras más conocidas del escultor francés: la Mano de Dios, Los burgueses de Calais, La Catedral, El Pensador y El Beso. También sobresale La Soledad de Camille Claudel.

Además, el museo se completa con un amplio número de obras procedentes de la colección personal de Auguste Rodin. Asimismo cuenta con una repleta agenda de actividades y exposiciones temporales.

También, el visitante puede acudir a su cafetería y si lo desea  acceder a la tienda del museo, en donde resulta casi imposible resistirse a  la tentación de comprar algún recuerdo.

El Museo Rodin se halla situado en la 77 rue de Varenne, 7. La estación de Metro más cercana es Varenne o Invalides y se puede llegar en los autobuses número 69, 82, 87 y 92. Las entradas  cuestan desde 10 a 1 euro (sólo visita al jardín), incluso con algunas tarifas gratuitas. La audioguía vale tres euros.

Por último, el Museo Rodin abre  todos los días, excepto el lunes, desde las 10.00 a las 17.45 horas, y solamente cierra  durante estos festivos: el 1 de enero, 1 de mayo y el 25 de diciembre.

Foto vía Turismo Latino

Dejar respuesta