El anillo de Brodgar, una sorpresa escocesa

ring-of-brodgar

El anillo de Brodgar se encuentra en Orkney, en las islas Orcadas (Escocia).  El aeropuerto más cercano es del Kirwall a 26 kilómetros. También se puede ir en tren hasta Thurso desdes Inverness, y luego coger un autobús que conecta con el ferry de Orkney en Scrabster, o viajar hasta Aberdeen en tren y coger un ferry desde allí.

Este anillo es uno de los círculos de piedras más perfectos que existen y está ubicado en unos de los entornos más hermosos. Con 104 metros de diámetro, el círculo es increíblemente ancho, lo que hace que el visitante perciba una sensación de orden aplicado ligeramente al majestuso paisaje de la Antigüedad (ligeramente pero con firmeza ya que el círculo lelva en pie más de 4.000 años ).

Han perdurado 27 monolitos que tienen una altura de hasta cuatro metros, y se cree que en un principio había sesenta. Caminado alrededor, uno experimenta una sensación de belleza arraigada a la tierra que resulta indescriptible.

En una piedra de la parte norte hay una inscripción rúnica escandinava, ya que los vikingos pasaban a menudo por aquí y dejaban grafitos en lugares sagrados. El monumento descansa sobre el ness de Brodgar, una delgada capa que separa dos rías. Tal palabra evoca a los vikingos, pues proviene del nórdico antiguo nes (nose en inglés, o “nariz”). Las piedras están rodeadas de una zanja hecha con una roca, con dos pasos elevados de entrada.

Parece probable que las líneas de visión que conectan cada piedra con concavidades en los montes de alrededor señalaran hacia amaneceres o atardeceres en días significativos del año. Varios menhires exteriores también podrían formar parte del patrón de alineamientos.

Las piedras se extrajeron de distintos lugares de Orkney, y en la construcción puede que hubiera un elemento de empresa colectiva, una voluntad de aunar a todas las comunidades; o, al revés, de competición. Quizá el recinto sagrado se utilizara para distintos fines.

Foto vía Sobre Escocia

Dejar respuesta