La Plaza de San Esteban, un icono vienés

 

 

La plaza de San Esteban (en alemán: Stephansplatz) está ubicada en el centro geográfico de Viena (Austria).  Fue nombrada así debido a su más destacado edificio: la Catedral de San Esteban (Stephansdom).

La plaza que rodea la Catedral fue en un primer momento  el cementerio de San Esteban, camposanto vallado y cerrado por cuatro puertas. Cuando el cementerio dejó de utilizarse, al comienzo del siglo XVIII, se convirtió en una plaza con ocasión de la entrada triunfal en la ciudad de Francisco II a la vuelta de su coronación en Frankfurt en 1792.

La modernísima Haas Haus es una polémica obra ideada por Hans Hollein entre 1985 y 1990, caracterizada por el uso  en su fachada de piedra de color claro y espejos, la presencia de un volumen cilíndrido que sobresale en el lado de la plaza y una amplia marquesina sobre el tejado. Esta obra trata de  reproducir la función de nexo que la Stock-im-Eisen-Platz tenía entre los espacios de la Stephansplatz y el Graben.

Frente a la Haas Haus, a la derecha de la catedral y precedida del Singerhaus, edificio eclético algo pasado de moda y pesadamente restaurado en la década de 1980, se halla en el número 3 la Churhaus, casa de la curia, usada hata 1914 como seminario arzobispal. Fue levantada  en el lugar que ocupaba la antigua Bürgeschule, la primera escuela superior de Viena (siglo XIII).

A la izquierda de San Esteban sobresale la elegante fachada del Erzbischöflisches Palais, palacio arzobispal construido en estilo barroco durante la primera mitad del siglo XVII según un proyecto del florentino Giovanni Coccapani. Los tímpanos de sus ventanas están revestidos con estucos del siglo XVIII.

De la planta baja, reformada en 1869 para acogre establecimientos comerciales, solamente se conserva la portada principal de estilo barroco. Por el pasaje que hay en el número 6 de la Stephansplatz se llega al Dom und Diözesanmuseum, el Museo de la Catedral y la Diócesis.

Foto vía Ipernity

Dejar respuesta