Graben, un paseo comercial por Viena

Una de las visitas ineludibles en toda viaje a Viena  es la calle peatonal llamada Graben que atraviesa una concurrida parte del centro urbano. Se trata de una de las zonas comerciales más elegantes de la capital de Austria, rebosante de elegantes cafés y restaurantes. En plaza se alzan dos fuentes idénticas: la de San José, en el extremo noroeste, y la de San Leopoldo, en el extremo sureste.

En el centro de la plaza se encuentra la Pestäule (columna de la peste), también llamada como Dreifatligkeitssäule, un bello monumento barroco que el emperador Leopoldo mandó levantar  después de la peste que tanto afectó a la población vienesa  entre 1687 y 1693.

Representa a la Santísima Trinidad e incluye una magnífica estatua del emperazor austríaco orando. Asimismo, un grupo escultórico denominado La fe conquista  la peste adorna la parte sur de la columna.

Muy cerca, en dirección a Stephansplatz, se puede ver una sencilla estatua de San Juan Nepomuceno, un lugar bastante concurrido, especialmente, por los músicos ambulentes que ponen la nota de colof.

Por otra parte, la moderna Haas Haus on Graben, emplazada en Stephansplatz, se levantó entre 1985 y 1990 junto a un edificio antiguo derruido durante un bombardeo. De cristal y aluminio, es el edificio más controvertido del centro de Viena.  Sus ventanas reflejan las torres de la catedral vienesa. Asimismo, en la planta superior existe un café-restaurante que brinda espléndidas vistas de la capital.

Por otro lado, una de las estructuras barrocas más originales de Graben  es el palacio Bartolotti, en la esquina con Dorotheegarsse. Al lado se está ubicado el  Trzerniewski Sandwich Buffet. Más adelante, en el número 11 de Dorotheergase se llega al Museo Judío (Judisches Museum), que se trasladó de la antigua sinagoga al palacio Eskekes.

Finalmente, Otto Wagner, sobresaliente aquirtecto de la Secesión vienesa, tuvo su estudio en el número 10 de Graben; en la década de 1980, la casa fue propiedad  del artista austríaco Friedensreich Hundertwasser.

Foto vía Los Blanquillos

Dejar respuesta