El Museo de los Falsificadores, una sorpresa vienesa

museo falsificadores viena

Viena, la capital de Austria, alberga el único museo de obras de arte falsificadas de Europa. Todos los cuadros expuestos en el Fälschermuseum (Museo de los Falsificadores) están firmados por los más reputados imitadores de arte como el británico Tom Keating, el holandés Han van Meegeren  o el alemán Konrad Kujau.

Asimismo, la colección abarca cuadros y bocetos falsos de artistas prestigiosos como Rafael Sanzio, Monet, Van Gogh, Rembrandt, Klimt o Schiele. En total, esta singular pinacoteca vienesa, que abre de martes a domingo, contiene unos 75 cuadros y bocetos de numerosos estilos.

Esta galería privada, que lleva abierta  ochos años y que vive a la sombra de grandes instituciones vienesas como el Museo de Historia del Arte, el Albertina o el Belvedere, recibe cerca de 10.000 visitantes cada año. Además, no hace falta saber alemán toda vez el museo ofrece visitas guiadas en seis idiomas.

Este curioso museo vienés no solamente ilustra acerca de las historias más pintorescas  de los falsificadores más conocidos, sino que también relata hechos totalmente inéditos sobre artistas que se introdujeron  en el mundo de la copia.

Llama la atención el caso del artista renacentista Miguel Ángel, considerado como uno de los primeros falsificadores de la historia del arte. Así, durante su etapa de formación, con solo 15 años de edad, calcó un cuadro de forma tan exacta que, a la hora de devolverlo, se quedó con el original y dio el duplicado sin que nadie se apercibiera de ello.

Por otra parte, los más sobresalientes falsificadores del siglo XX eran pintores frustrados que reorientaron su actividad profesional a estafar al mercado del arte. Por ejemplo, fue el caso d Han van Meegeren, el más destacado falsificador de arte del siglo pasado.

Después de la Segunda Guerra Mundial, este artista holandés fue juzgado por una presunta colaboración con los nazis al haber vendido  un Vermeer falso al fundador de la Gestapo y con posterioridad jefe de la aviación nazi, Hermann Göring. Durante el juicio, Van Meegeren confesó haber realizado la pintura él mismo.

Finalmente, este museo vienés  se ocupa de la venta de cuadros copiados. De ese modo suele recibir encargos de compradores que quieren comprar reproducciones exactas de algún artista famoso.

Foto vía Turismito.com

Dejar respuesta