La mezquita Azul de Estambul

La Mezquita Azul se encuentra en la ciudad vieja de Estambul (Turquía). Se trata de uno de los más importantes iconos de esta histórica localidad. La Sultanahmet Camii (la mezquita del Sultán Ahmet o mezquita Azul) se empezó a construir en 1609 y se concluyó siete años después. Este magnífico edificio religioso, con sus seis gráciles y bellos minaretes, tiene vistas al mar de Mármara, al cuerno Dorado y al Bósforo, y su impresionante silueta domina el perfil de la ciudad vieja turca.

La Mezquita Azul está abierta diariamente a los visitantes, excepto durante los rezos; los hombres y las mujeres son bienvenidos siempre y cuando se quiten los zapatos y vistan decorosamente. El suelo está cubierto con una espléndida alfombra, y salpicado de antiguas y bellas esterillas para los rezos.

La Mezquita Azul fue encargada por el sultán Ahmet I y diseñada por Mehmet Aga. El interior de las cúpulas está cubierto con caligrafía decorativa, al igual que los arcos, pero son las más de 20.000 baldosas azules de Iznik, que recubren las paredes interiores, las que le han dado su nombre.

La enorme  cúpula central tiene 33 metros de ancho y, junto con las cúpulas más pequeñas y las medias cúpulas, está asentada sobre grandes pilares ” de pasta de elefante”, que miden 4,5 metros de ancho cada uno. El amplio espacio interior está rodeado por 260 vidrieras a través de las que la luz inunda el interior, resaltando las baldosas azules. Por desgracia, las vidrieras no son  originales, pues se rompieron hace muchos años durante un terremoto.

Cuando se erigieron los seis minaretes, se produjo una gran controversia, puesto que la única otra mezquita con seis minaretes era la de La Meca, por lo que parecía que el sultán estaba siendo demasiado atrevido. Este, hábilmente, hizo construir un séptimo minarete en La Meca, con lo que consiguió arreglar el problema.

Por último, hay que recordar que durante el verano la Mezquita Azul adquiere un protagonismo especial debido a los espectáculos de luces y sonido diarios. Por lo tanto, si uno va a Estambul, debe visitar esta preciosa mezquita.

Foto vía No sólo viajeros

Dejar respuesta