Bitlis, una sorpresa turca

El pueblo de Bitlis se halla en un oasis verde en medio de la región del mismo nombre, junto a una afluente del río Tigris y enclavado en las montañas del este de Anatolia (Turquía). Ubicadoa 1.500 metros sobre el nivel del mar, Bitlis se encuentra rodeado de nogales, y ademas es  un destacado centro de producción de tabaco y miel.

La provincia de Bitlis es una región que cautiva al turista de principio a fin.  Incluso se pueden ver los conocidos gatos van. La mejor época para ir es en primavera o a principios de verano.

El monumento más visitado del Bitlis es el castillo bizantino, cuyas torres poligonales destacan por encima de la mezquita Ulu del siglo XII, la madraza Serefhan, la mezquita Serefi y el mausoleo Bayindir Kumbet. Además, existen  muchos edificios con inscripciones armenias sobre las puertas, y el cementerio Seljuk  contiene tumbas con inscripciones del siglo XII.

Luego, podemos acudir al lago Van o Van Gölü, el lago más grande de Turquía del cual  no sale ningún río, por lo que los manantiales de azufre de su interior hacen que el agua sea muy salina. Este lugar  es la casa  de los famosos gatos van, que tienen el pelo largo y blanco, un ojo azul y el otro amarillo. Les gusta nadar dentro del lago, donde incluso son capaces de cazar una variedad de carpa pequeña y exótica.

A renglón seguido, nos vamos a Ahlat que  fue la capital del principado Seljuk en el siglo XII. Actualmente, el casco viejo está abandonado y presenta el aspecto de un museo al aire libre, con restos de varios edificios selyuks, mausoleos y tumbas con inscripciones.

Por último, hay que ver  los restos de la antigua ciudad de Adilcevaz, donde se han realizado notables  hallazgos, y al oeste se halla el castillo de Kef. Finalmente,  la isla de Akdamar Adasi, en el extremo sudoeste del lago, es el emplazamiento de una preciosa iglesia armenia del siglo XII.

Foto vía Kerizim

Dejar respuesta