Se derrumba el estadio sueco donde Pelé comenzó su reinado mundial

El pasado 22 de  noviembre, el estadio nacional de Rasunda en Estocolmo (Suecia), escenario de la final del Mundial de fútbol de 1958, donde Brasil ganó su primer título y Pelé se dio a conocer al mundo, cerró  sus puertas después de  75 años de dilatada historia.

Este célebre estadio cerró  sus puertas con la derrota del AIK (Suecia)  por 2-1 ante el Napólés (Italia) en un partido de la Europa League. En su inauguración, en 1937,  Inglaterra  goleó por 4-0 a Suecia en un partido amistosos entre selecciones.
Esta derrota no empañó una noche emocionante  en la que casi 30.000 espectadores dieron su adiós a Rasunda, algo más que un estadio de fútbol, se trata de un icono de los amantes al deporte sueco. Un lugar para la historia.


El gol de penalti de Cavani en el tiempo de descuento, que certificó la derrota del AIK y su eliminación de la Europa League, no restó ni un ápice de emoción a la despedida del estadio.  Los jugadores locales se despidieron sosteniendo sobre el césped una pancarta dirigida al estadio que decía:  “Te extrañaremos el resto de nuestra vida“; además, realizaron  una preciosa ofrenda floral de la hinchada.

En este estadio de Estocolmo, la selección de Suecia ha disputado  205 partidos internacionales y el AIK Solna  más de un millar de encuentros. A pesar de la accidentada inauguración en 1937  por el  monarca sueco Gustavo V, que dio en su discurso por abierto “un estadio de tenis”, Rasunda ha llegado a formar parte de la historia del futbol y es con el Rose Bowl de Pasadena (Estados Unidos de Norteamérica) el único que ha albergado una final de un Campeonato del Mundo   masculino (1958) y femenino (1995).

Espcialmente el estadio Rasunda será recordado por albergar la final del Mundial de 1958 En aquella ocasión, Brasil goleó  por 5-2 a Suecia después de haber asombrado con su futbol todo el torneo y haber presentado al mundo a Pelé, un joven brasileño de apenas 17 años de edad.

Ayer, la directiva del AIK abrió el estadio unas horas para permitir que los aficionados se llevasen cualquier recuerdo del campo de trozos de césped, redes o butacas. Sin embargo, muchos hinchas ya arrancaron parte del mobiliario del estadio durante el partido europeo. En su lugar, se construirán unas viviendas.

Foto vía Blog do Oir Cunha

Dejar respuesta