Norköping, una sorpresa sueca

Norrköping es una preciosa ciudad ubicada  en la provincia de Ostergotland (Suecia). Desde el punto de vista urbanístico se trata de  una de las localidades más interesantes de Suecia. Se extiende a lo largo de  las dos orillas del río Motala, entre el lago Glan y el  fiordo de Braviken.

Comenzamos la visita por Drottninggatan,  la calle principal de la ciudad que cruza desde la estación al museo. Al este de la estación pueden contemplarse los restos del Johannisborg, un castillo construido en 1613 con una puerta-torre.

Luego, una vez atravesado el puente sobre el río Motala a la izquierda se extiende una plaza en la que se alzan  la Hedvigskykran, edificada en 1673 por la comunidad alemana, y el Radhuset (ayuntamiento), construido en 1910, con una torre de 68 metros del altrua y un carillón que toca a las 12 y las 17 horas cada día.

Un poco más adelante, se encuentra  la St. Olai kykran, un iglesia erigida en 1767 con un interesante campanario aislado de 56 metros. Al otro lado de la calle se halla el monumento a Louis de Geer (1587-1652), el comerciante holandés que promovió las fortunas que se hicieron en esta ciudad sueca. Más adelante está  el Stadsmuseet, un museo dedicado a la industria textil.

A continuación, cruzando un puente, se accede a un islote en medio del río donde se ha ubicado un museo  en una antigua fábrica el Arbetsmuseet, dedicado a las condiciones de trabajo en Suecia desde el comienzo de la revolución industrial. Al final de la Drottninggatan está el Konstmuseum, dedicado a la arqueología prehistórica, la historia y a obras de arte contemporáneo.

Finalmente,  hay que acudir al Fägerimuseet (museo de la tintotería) y el Himmelstalund, un enorme  parque que se extiende al oeste del centro de la ciudad y que contiene varios grabados rupestres de la edad de bronce (1.000 antes de Cristo).

En definitiva, os recomiendo que si váis a Suecia y tenéis unos días, hagáis una breve en la pintoreca Norköping.

Dejar respuesta