Gamla Stan, el barrio antiguo de Estocolmo

Mezcla de clasicismo y modernidad, Estocolmo, la capital de Suecia, está considerada una de las ciudades más bellas del mundo. Se asienta sobre varias islas, donde las aguas del Lago Mälaren se vierten al mar Báltico.

Stortorget, una bulliciosa comercial durante la Edad Media, es hoy en día un lugar apacible desde donde se puede iniciar el recorrido por Gamla Stan, el barrio antiguo de Estocolmo, en cuyas casas convivían antiguamente mercaderes, artesanos, campesinos y expertos alemanes en la explotación de las minas de hierro con pescadores y marineros llegados de todo el Báltico.

A excecpión del Palacio Real, Estocolmo no cuenta con edificios grandiosos, ni tampoco los necesita, pues su mayor patrimonio es el paisaje: sus aguas son tan limpias que se puede nadar en pleno centro urbano frente al Ayuntamiento o pescar junto al Palacio Real. Además, cuenta con 34 parques, la mayoría de ellos auténticos bosques.

El Palacio Real fue residencia de los gobernantes suecos. El edificio tiene 608 salas, entre las que destacan la Armería, la Sala del Tesoro y los suntuosos aposentos. Junto al palacio está la pequeña Catedral que guarda en su interior la Vädersolvavlan, la pintrua más antigua en la que se representa a la ciudad, y la famosa escultura de San Jorge y el dragón.

Una de las mejores vistas de Gamla Stan se divisa desde lo alto de la torre del Ayuntamiento. En este edificio se celebra la cena y el baile en honor a los galardonados con los Premios Nobel. Desde 1901, cada 10 de diciembre, los reyes de Suecia son los encargados de entregar los famosos Premio Nobel. El acto de entrega se realiza en la Sala Azul del Ayuntamiento.

Durante la Edad Media, embarcaciones con mujeres a los remos transportaban a los habitantes de la ciudad desde las sucias calles de Gamla Stan hacia la isla de Djurgärden en busca de aire limpio y descanso. Hoy continúa siendo el lugar del disfrute favorito de los ciudadanos de Estocolmo.

Durante el viaje que realiza en ferry hasta la isla, se puede disfrutar de las mejores vistas de la ciudad como la del edificio de la Opera con su lujoso café, el paseo de Strandavägen, en cuyo muelle están atracados preciosos barcos antiguos, o el museo Vasa, que alberga el enorme buque real de la guerra permaneció hundido durante tres siglos en las aguas del mar Báltico.

Foto vía  Destination360.com

Dejar respuesta