El museo al aire libre de Veselý Kopec, una maravilla checa

vesely_kopec1x

En la Meseta Checomorava, cerca de los Montes de Hierro (Železné hory), se encuentra la aldea de Veselý Kopec (República Checa), que alberga el museo de Veselý Kopec.

Este museo sigue el modelo de los llamados skanzen, estos es, representaciones en grandes áreas de edificios o poblaciones enteras tal como eran en cierta época, con el fin de que los visitantes las puedan recorrer.

Así, en este  recinto se halla un pueblo que fue fundado en el siglo XVI, y que tras quedar abandonado, fue convertido en museo en el año 1972 merced,  sobre todo, al trabajo de un grupo de voluntarios, interesados en proteger y promover el patrimonio arquitectónico rural de la región de Vysočina.

Además, se puedne ver diversos bjetos y herramientas de época que recrean el trabajo, ocio, religiosidad y  el modo de vida que caracterizaba a las aldeas campesinas de finales del siglo XIX e inicios del XX.

Por otro lado, en el marco del programa ‘Nuestro Niño Jesús’ los visitantes podrán entrar  en las casas de madera de la aldea y contemplar a la luz de las velas el ambiente de las reuniones familiares en Adviento, los regalos que San Nicolás traía a los niños o lo que se comía en Nochebuena, entre otras muchas curiosidades.

Del asentamiento original de Veselý Kopec tan solo queda una edificación, una cabaña del tipo  denominado “bezzemná”, esto es , sin tierra, consistente en una sencilla construcción de madera con ventanas pequeñas y suelo de arcilla. El resto de los más de 30 edificios del pueblo fue erigido  más tarde o traído de los alrededores después la fundación del museo.

Entre las construcciones que en la actualidad componen el museo de Veselý Kopec sobresale un granero, un redil para ovejas, colmenas, un secadero de fruta, otro de lana o incluso una campana ubicada en un poste, algo habitual antiguamente en las poblaciones sin iglesia.

También hay que fijarse en un  pozo cubierto traído del asentamiento de U Pilných, una construcción de carácter único restaurada y situada ahora en el lugar donde estaba originalmente el pozo cubierto de Veselý Kopec.

Por último, no hay que perderse  la granja de Mokrá Lhota, el edificio más moderno de todo el museo, en cuyos interiores hay una exposición de vida cotidiana de la década de 1950.  Los utensilios y objetos expuestos intentan ser lo más fieles posibles.

Foto vía Radio Praha

Dejar respuesta