Faro, una maravilla del Algarve portugués

Faro, que se halla en el sur de Portugal, es la capital del Algarve desde 1756 , la región lusa más visitada, todo un destino turístico que atrae cada año a miles y miles de viajeres.

Faro sobresale  por su cultura, su historia, su agradable temperatura, su costa,  su paisaje y su originalidad. Además,  Faro está muy bien comunicada, así su aeropuerto es el segundo más importante de Portugal.

Se puede iniciar  la visita a Faro paseando por su casco antiguo al cual se accede por el Arco da Vila. En el corazón del casco antiguo, el Largo de Sé, es una tranquila plaza flanqueda por el seminario y Paço Episcopal, del siglo XVIII, cerrado al público al estar todavía en funcionamiento.

Fuera de las murallas se levanta la iglesia de Sao Francisco, del siglo XVII, y más al norte está Nossa Senhora do Pé da Cruz, del siglo XVII. También sobresale la iglesia de Sé, primera iglesia cristiana de Faro.

Continuando con la visita a Faro, hay que conocer tres notables  museos: el Museu Arqueológico, el Museu Etnográfico y el Museu Marítimo.

Asimiso,   se puede disfrutar con dos interesantes  iglesias como la de Igreja do Carmo y la de Sao Pedro, además del curioso Ceminterio dos Judeus, un cementerio judío creado por la comunidad hebrea. También, recomiendo caminar por la Rua de San Antonio, una elegante zona peatonal repleta de comercios, bares y restaurantes.

Por último, en las cercanías  de Faro, se halla  el espectacular Parque Natural de Ria Formosa. Se trata de un humedal de importancia internacional como hábitat de aves acuáticas como la gacela del ganado, el porrón de penacho rojo y la garza real. Finalmente, se puede visitar varios enclaves turísticos cercanos como Albuifera que se halla a tan sólo 40 kilómetros de Faro.

Foto vía Yachtbooker.com

Dejar respuesta