Evora, un diamante luso

Evora se encuentra en una pequeña colina en el corazón de las llanuras del Alentejo, a unos 150 kilómetros al sudeste de Lisboa, en el sur de Portugal. Su casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Su centro histórico está protegido por murallas y dominado por su magnífica catedral fortificada.

Evora representa el ejemplo más significativo de la “Edad de Oro” de Portugal pues la arquitectura original anterior a 1755 sigue en pie para el deleite de los turistas. Ni siquiera el gigantesco terremoto que asoló al país luso en ese año  pudo destruirse su riqueza histórico-artística.

La historia de la bella Evora abarca más de 2.000 años. Durante el dominio romano era conocida como Liberalitas Julia y todavía se pueden contemplar tanto un puente romano como un acueducto. En el año 715, Evora cayó en poder de los sarracenos. En 1166,  pasó a manos lusas. Durante la Edad Media, Evora alcanza gran importancia debido a que diversos reyes portugueses la convirtieron en su hogar.

La catedral gótica se concluyó en el siglo XIII, si bien los claustros y el pórtico son un añadido del siglo XIV. La cúpula que cubre el transepto es poco frecuente en las iglesias lusas, y el altar barroco es una reconstrucción del siglo XVII. Sin duda, una preciosa catedral.

Cerca de la catedral se halla el templo imperial romano, el monumento romano mejor conservado de todo Portugal, con sus 14 columnas corintias y parte del entablamento. Frente a este templo, se alza la notable iglesia gótica de Sao Joao Evangelista, fundada en 1485. Sobresale su magnífica nave con los bellísimos azulejos pintados a mano.

Además, dentro de las murallas de Evora, existen unos 4.000 edificios de interés histórico: iglesias, palacios, puertas y plazas. De entre ellos, llaman la atención el palacio de Vasco de Gama, la iglesia de San Francisco, la universidad de Evora y el acueducto de Agua de Prata.

Por último, es el principal punto de partida para visitar la singular región del Alentejo, una zona turística al alza, sobre todo, para las vacaciones de sol y playa.

Foto vía Living Viajes

Dejar respuesta