Ericeira, una sorpresa portuguesa

Hermosa y pequeña villa de pescadores (ubicada a 50 kilómetros de Lisboa), Ericeira es uno de los raros ejemplos de adaptación turística que no ha cedido ante el catacilismo urbanístico de finales de siglo. Antigua estación balnearia, abandonó hace tiempo, la explotación de sus aguas y hoy vive del marisco.

Además de ser recordada por sus balnearios, lo es también porque desde aquí partió al exilio el 5 de octubre de 1910 el rey Manuel II con su familia, con destino a Gilbratar. Asimismo, aconsejo dar un paseo por la calle que sobrevuela el mar. Un poco más adelante hay unos bancos sobre las rocas donde se podrá descansar mirando el mar.

En Ericeira existen varias playas notables. La Praia dos Pescadores, situada en el centro del pueblo, es recordada por ser el lugar desde donde partió al exilio la familia real lusa. También sobresalen la Praia do Algodio, Praia do Sul  y Praia de S.Sebastiao.

La arquitectura religiosa ocupa un lugar importante en esta localidad portuguesa. En primer lugar, podemos visitar la Igreja da Misericórdia que fue levantada en el siglo XVII sobre los restos de una capilla medieval. En el museo se conserva un importante patrimonio de libros y objetos relacionados con la historia de la zona.

También se puede visitar la Igreja Matriz de Sao Pedro. Data del siglo XV, pero fue reformada y ampliada en el siglo XVII. Destacan su altar mayor barroco y varios cuadros con escenas de la vida de San Pedro. Asimismo, recomiendo acudir a la Capela de S.Antonio. Data del siglo XVII y lo más interesante son los paneles de azulejos decorando el interior así como las imágnes de Nossa Senhora de Boa Viagem, San Vicente y Santo Antonio.

La visita a Ericeira se puede completar  con el Forte da Nossa Senhora Da Natividade el cual fue levantada a finales del siglo XVII, dentro de una red de fortalezas para defender esta zona de la costa.

Dejar respuesta