Cascais, una sorpresa lusa

Cascais es una bella ciudad de Portugal y   sede del municipio con el mismo nombre, en el Distrito de Lisboa, en la Gran Lisboa. Se hallaen una preciosa bahía arenosa en el Océano Atlántico, a unos 25 kilómetros de Lisboa y a apenas tres kilómetros de Estoril.

En Cascais sobresale su modesta playa de arena fina y un pequeño puerto, en una bahía muy urbanizada, pegada a un antiguo pueblo con callecitas blancas. También hay que recorrer el barrio peatonal de casas bajas, con tiendas, bares y restaurantes que atraen durante el verano a multitud de turistas.

Por otra parte, de mayo a junio y de septiembre a octubre, se puede descubrir la vida cotidiana de una ciudad que mantiene sus actividades pesqueras, en torno a su fuerte del siglo XVII, simepre en manos de militares. Además, en Cascais uno puede disfrutar practicando surf y windsurfing.

Largo da Assunçao (iglesia parroquial) data del siglo XVI. Sufrió bastantes golpes a lo largo de los siglos, pero permanece en pie con sus ornamentaciones de manera esculpida y dorada y sus numerosos paneles de azulejos que el tiempo no pudo destruir.

Por otro lado, el Museu Condes Castro Guimaraes (Museo Municipal) está instalada en el palacio de los condes de Castro Guimaraes, a orillas del agua, lo que lo hace aún más atractivo. Asimismo, cuenta con hermosos muebles de estilo indo-portugués y una interesante colección.

Luego, iremos al Farol Museu de Santa Marta justo al lado del Farol Hotel. Con una museografía muy lograda, este espacio, de un blanco inmaculado y concebido en torno al faro, muestra, en portugués, la historia no sólo de este monumento sino también de todos los faros del país.

Además, a un kilómetro al suroeste de Cascais, se encuentra la Boca do Inferno. Se trata de una oquedad en el acantilado donde el mar se precipita con estrépito.

Foto vía Anotaciones Viajeras

Dejar respuesta