Waag, una maravilla medieval de Ámsterdam

Si uno visita Ámsterdam, hay lugares que merecen anotarse en una libreta para no olvidarlos durante un viaje por la capital de Los Países Bajos. Uno de ellos, es el Waag, que maravilla de principio al fin al viajero.

El Waag destaca com uno de los edificios medievales mejor conservados de esta bella ciudad. En el siglo XV formaba parte de la muralla que protegía a Ámsterda. Entonces, era denominaa popularmente como  Sint Antoniestpoort o la Puerta de San Antonio.

The Waag en Ámsterdam

De la muralla medieval que rodeaba la ciudad poco siguie en pie hoy en día, solamente la Waag, la Schreiestoren y la Munttoren. La Waag se levantó  en 1488. Se trataba de  un pórtico con dos torres que daba al sur de la clocalidad  y otra puerta con dos torres que se encaraba hacia el canal.

En una de las torres de la Waag, la cual se halla en la esquina de Zeedij con Geldersekade, se pueden observar los ladrillos más antiguos de Amsterdam, que componen una placa que dice:”El 28 de abril de 1488 se puso la primera piedra de este pórtico”.

Durante el siglo XVII,  las murallas empezaron a desmoronarse y el pórtico de San Antonio perdió totalmente su cometido. Entonces, se cubrió el espacio entre las dos puertas y las cuatro torres para fundar la Waag, o casa de peso público, un sitio donde  los comerciantes podían pesar  sus mercancías.

En el ocaso del siglo XVII se añadieron a la Waag  una cúpula y una torre central, con lo cual  adquirió el aspecto actual. En los últimos años su función ha variado varias ocasiones, desde casa de bomberos hasta sede de distintos museos como el Amsterdams Historich o el Joods Historich Museum.

Por otro lado, entre 1989 y 1994, la Waag estuvo vacía. Entonces, el ayuntamiento puso  en liza una fundación, denominada Centrum De Waag, que protegiera el edificio. La labor de esta fundación no tuvo mucho eco y desaparecio pronto.

Por último, el abandono del edificio provocó las airadas protestas ciudadanas y el Ayuntamiento ordenó una profunda renovación al arquitecto Walter Kramer. Actualmente, el edificio alberga un café restaurante en la planta baja y, en la planta superior, la Waag Society, una fundación que lleva a cabo varias aplicaciones creativas en el marco de  la innovación social.

Dejar respuesta