La Casa-Museo de Ana Frank, un icono de Amsterdam

salon-habitacion-ana

La Casa-Museo de Ana Frank está en el 263 de Prinsengracht en Amsterdam, la capital de Los Países Bajos.  Es un museo dedicado a a la joven judía Ana Frank, que se ocultó de la persecución nazi junto su familia y cuatro personas más en una serie de habitaciones de un edificio que albergaba unas oficinas durante la Segunda Guerra Mundial. Su final fue muy trágico.

El museo funciona como un espacio ideado para  hacer ver  todas las formas de persecución y discriminación a lo largo de la historia de la humanidad. Asimismo, cumple dos funciones: la conseravaci´no del escondite donde vivió Ana Frank durante unos años antes de su fallecimiento y una exhibición sobre la vida de esta joven judía que  dejó para la posterioridad su famoso “Diario de Ana Frank“, uno de los libros mas leídos de la historia.

La Casa-Museo de Ana Frank fue inaugurada el 3 de mayo de 1960 debido a una gran campaña de suscripción pública, tres años más tarde de que una fundación fuera creada para proteger a la propiedad que iba a ser  demolido para construir una fábrica. De este modo, nació un icono de Amsterdam  en recuerdo a uno de sus más insignes habitantes, Ana Frank.

En sus primeros años de vida, la Casa-Museo de Ana Frank recibió muchísmos visitantes. En 1970 se cerró para para cuidarla del gran número de visitantes. Permaneció cerrado  hasta el 28 de septiembre de 1999 cuando la Reina Beatriz I de los Países Bajos reinauguro el museo.

Con esta remodelación, la Casa-Museo de Ana Frank añadio el edificio completo entre espacios de exhibición, un café  y una librería, así como las oficinas de la casa frontal reconstruidas  tal como eran en la década de 1940.

En definitiva, visitar  a este museo es muy conmovedor. Te enganchará de principio a fin. Resulta una V¡visita obligada en todo viaje a Amsterdam, excepto que no se tenga mucho tiempo.

Foto vía Viajes Pasión

Dejar respuesta