La Casa de Rembrandt, un interesante museo de Amsterdam

La Casa de Rembrandt (Rembrandthuis) se halla en la Jodenbreestraat, 4-6, próxima al mercadillo de Waterlooplein, en Amsterdam, la capital de Holanda. Está abierta desde las 10.00 a las 17.00 hors (hasta las 21.00 los viernes). La entrada cuesta 8 euros, con descuento para menores de 15 años y entrada gratuita con la I Amsterdam Card.

Solo seis pinturas de Rembrandt se exponen en este museo, pero en cambio se pueden contemplar 250 aguafuertes (de los 300 que realizó el artista) de una notable figura de trazo. Así pues, está dedicado casi exclusivamente a ellas, aparte de algunos grabados de inspiración bíblica, que era lo que se coleccionaba de Rembrandt a lo largo del siglo XIX. Su pintura no fue valorada hasta más tarde.

No es la casa natal de Rembrandt sino la mansión en la que residió y trabajó durante 20 años (de 1640 a 1660), el período más fastuoso de su existencia. En 1660, el pintor se instaló en el barrio del Jordaan también en Amsterdam.

La casa ha sido reamueblada como un decorado del siglo XVII erigido a partir de los dibujos del artista y se visita de acuerdo con la distribución lógica de las piezas originales: la cocina, la estancia más agradable de la casa; el salón dotada de una sublime campana de chimenea; la antecámara, vestíbulo de venta y recepción de Rembrandt; el entresuelo; la entrada; y la diminuta  pieza que servía al pintor de despacho privado frente a la escalera.

Luego,  está el taller que estaba reservado al trabajo del maestro y de sus aprendices. Allí es donde pintó  sus telas más famosas, como La ronda de noche, expuesta en el Rijksmuseum. Además, se pueden ver grabados de paisajes y soberbias escenas bíblicas marcadas por violentos constrates de luz.

En lo alto de la casa, se halla el gabinete que es un reflejo de la curiosidad, la erudicción y el modo de vida del maestra: la pieza está atestada de una variada serie de objetos que servían de modelo o de fuente de inspirció al maestro.

Por último,  la casa expone un autorretrato del genial artista a los 28 años de edad, que  fue remodelado bastante  por sus alumnos. Una restauración le ha despejado después del informe técnico de un bonete de largos cabellos y un mostacho que le habían sido añadidos.

Foto vía Places On Line

Dejar respuesta