Consejos para sacar provecho a un viaje a Ámsterdam

amsterdam

Hay mucho que disfrutar en Amsterdam, pero en la capital holandesa no hace falta un patrón previo para visitarla.  No existen grandes monumentos, ni edificios espectaculares, pero engancha de principo a fin.

La zona céntrica no es muy grande y se visita  con facilidad. Sus canales, sus puentes,  las estrechas fachadas de sus sus casas son un espectáculo de primera magnitud.

Otro de los atractivos de Amsterdam son las compras. Un dicho popular es muy claro: “Lo que no pueda encontrarse en Amsterdam, no existe”.  Si uno viaje a esta ciudad podrá comprobar de primera mano que esta frase es totalmente cierta, si bien no al 100%, claro está.

En Amsterdam hay alrededor de 15.000 tiendas, más de 200 anticuarios, casi 150 galerías y cerca de 30 mercados. Los precios de los productos no suelen ser excesivamente  caros.  Entre las compras, sobresalen las flores, los diamantes, las cerámicas, los quesos y los los zuecos de madera. 

Por otro lado, Ámsterdam   es un sitio donde se puede saborear una sabrosa  gastronomía. Existen desde simples cafeterías, puestos ambulantes, tabernas y mesones a restaurantes de ambiente internacional o genuinamente tradicionales. Toda una amplia oferta para el turista.

Los restaurantes que ofrecen comida típica holandesa se ven claramente  por una pegatina que representa una sopera con los colores nacionales, rojo, azul y blanco y las palabras “Nederlanda Dis”. Varios de ellos cuentan con un menú turístico.

También se recomienda visitar alguno  de  los “bruine cafe’s”, tabernas y cafés característicos con interiores oscuros, en los que se puede disfrutar del auténtico “gezalligheis” o ambiente acogedor tan típico de los habitantes de Amsterdam.

Finalmente,  en estos lugares se puede probar una gran variedad de cervezas y ginebras, las bebidas nacionales de Holanda, al mismo que tiempo que se juega al “klaverjassen”, una especie de tute. Todo ello en un ambiente acogedor.

Foto vía Habitat Apartaments

Dejar respuesta