Alkmaar, una sorpresa holandesa

Alkmaar

Alkmaar es una bella localidad de la provincia de Holanda Septentrional, con una población de alrededor d 94 000 habitantes; se halla a 40 kilómetros al norte de Amsterdam (Los Países Bajos).

Asimismo, la municipalidad abarca las localidades de Koedijk y Oudorp. Estas poblaciones que antes eran núcleos separados están actualmente unidas por la urbanización llevada a cabo  entre los años 1970 y 1990, durante los cuales la ciudad dobló su número de habitantes.

Alkmaar es  una vieja y atractiva ciudad con canales arbolados y un centro histórico que fue escenario de un asedio sin éxito de los españoles en 1573. Entonces, la ciudad fue asaltada  por las tropas de Felipe II durante la guerra de los Ochenta Años. La conclusión del asedio de Alkmaar el 8 de octubre todavía se celebra cada año en esta población holandesa.

Se trata una de las pocas ciudades de Los Países BAjos  que conserva el tradicional mercado de queso, que se organiza en verano cada viernes. Los productores locales colocan el Gouda y varias ruedas de Edam en el Waagplein, y de ahí los transportan los mozos a pesar. Estos mozos, con sombreros de paja de colores, pertenecen a un antiguo premio. Las calles de los alrededores de Waagplein están repletas de puestos que ponen en venta desde queso hasta cerámica local.

El centro del mercado de queso es la magnífica Waggebouw (casa de peso), un antigua capilla del siglo XIV remodelada en 1582. Hoy en día, alberga el Hollandse Kaasmuseum, donde se puede descubrir las técnicas locales de elaboración del queso. Cada hora en punto, los caballeros mecánicos de debajo del reloj de la Waaggeobouw, celebran un singular torneo de justas al son de un trompetista.

Finalmente, se puede acudiar a  la Grote Kerk. Esta preciosa iglesia gótica contiene la tumba de Floris V, cuyo cuerpo fue exhumado y transportado hasta aquí cuando se completó el edificio en el año 1520. El órgano del siglo XVII de Jacob van Campen, pintado por Cesar van Everdingen, domina totalmente la nave de la Grote Kerk.

Dejar respuesta