Molde, un bella ciudad noruega

Molde es la capital del condado de More og Romsdal (Noruega). Esta preciosa ciudad es uno de los centros turísticos más importantes del este noruego. Está ubicada en la orilla septentrional del Moldefjord y cuent con un clima templado debido a las montañas que se elevan a su espalda y al  Romsdaljord que tiene delante; todo ello ha hecho que su vegetación sea bastante rica y por este motivo se  la  denomina  “la ciudad de las flores”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Molde fue prácticamente destruida  por los bombardeos aéreos alemanes. Por otro lado, en agosto se celebra un interesante Festival de Jazz llamado Moldejazz.

En la plaza principal de la ciudad, Torvet, se erigió en 1957 la iglesia, en cuyo interior se conserva el frontal del altar que realizó Axel Ender en el siglo XIX para la iglesia precedente y que representa a Las devotas mujeres en el sepulcro. Junto a la iglesia está  el ayuntamiento que fue construido en 1966.

Asimismo, en la calle que sale en dirección este se encuentra el palacio señorial dieciochesco del Moldegard, que está ligado al recuerdo de los escritores Ibsen y Bjonson, pues Ibsen escribió en Molde su obra La mujer del mar.

Por otra parte,  se tiene que  visitar el Romsdalmuseet. El museo del condado está instalado sobre la colina que domina la ciudad. Lo conforman unas 20 casas viejas que han sido reconstruidas aquí, incluida una granja entera y varios talleres artesanales.

También se puede acudir al Fiskerimuseum, el museo de la pesca. Está ubicado en la pequeña isla de Hjertoya frente a la ciudad. Se ha colocado como si fuera un pueblo de marineros y comprende una refinería de aceite de hígado de bacalao y una cocina que elabora platos de pescado.

Finalmente, hay que visitar el Varden (407 metros) que es el punto más alto de Molde. Se asciende por una carretera de tres kilómetros y desde esta colonia se tiene una vista panorámica de las 87 cimas nevadas que rodean la ciudad y el  fiordo de Romsdalfjord.

Dejar respuesta