Mónaco, el lujo por excelencia

Mónaco es país diminuto, tanto que ocupa el segundo puesto como país más pequeño del mundo tras El Vaticano. Se encuentra en la Riviera Francesa, en la zona de la Costa Azul. Mónaco es la monarquía más antigua del mundo. Desde 1297, los Grimaldi gobiernan este país de apenas 1,9 kilómetros de metros cuadrado de superficie.

Mónaco debe su fama a su Casino. El primer casino fue inaugurado en 1856 cerca del puerto. Dos años después, comenzó la construcción del casino actual y se abrió al público en 1863. Además, los turistas llegan de todas las partes del mundo para presenciar el Grand Prix de Fórmula en mayo, el Rally de Montecarlo en enero y el Masters de tenis a finales de abril y principios de mayo.

Además, los mejores cantantes actúan en la temporada de ópera, hay un festival de fuegos artificiales en verano y un festival internacional de circo a finales de enero, así como ballets de fama mundial y conciertos. Asimismo, existen instalaciones para cualquier tipo de actividades y opciones tan asequibles como la visita al Fort Antoine o a la catedral neorrománica.

Si uno va a Mónaco, debe visitar el Grand Casino. El lujoso interior recuerda los tiempos en que era punto de encuentro de los grandes duques de Rusia, los lores ingleses y otros aventureros. Todo el mundo puede jugar en las máquinas tragaperras del Salón Blanch o en la ruleta en los Salons Européens. Se pueden visitar incluso las salas de juego más exclusivas previo pago, aunque las mesas se reservan sólo para las apuestas más altas.

Por otro lado, merece la pena contemplar el Palais Princier. Se trata de la sede del Gobierno. El interior, con su lujoso mobiliario y alfombras y los magníficos frescos, está abierto al público en verano. El cambio de guardia es  las 11.55 horas.  

También en Mónaco, el turista puede ver varios museos: el Musée des Souvenirs Napoleóniens et Archives Historiques du Palais, el Musée Oceonagraphique; y el Musée des Automates et Poupées d’Autrefois.

Por último, se debe acudir al Jardin Exotique. Estos jardines son considerados como los mejores de Europa, con una amplia variedad de plantas tropicales y subtropicales. En el parque, hay un museo de Antropología que demuestra que los osos, mamuts e hipopótamos habitaron en la costa.

Foto vía Centro de Noticias

Dejar respuesta