Ostia Antica, un yacimiento del Imperio Romano

Ostia Antica fue una ciudad antigua en la costa del mar Tirreno, en el antiguo Latium  que funcionó como puerto de la antigua Roma. Se encuentra a 20 minutos en tren desde Roma (Italia) y a todo un mundo de distancia. Sus 4.000 hectáreas de excavaciones revelen más detalles de la vida de la antigua Roma que cualquier otro yacimiento.

Las ruinas están maravillosamente conservadas, a menudo hasta el segundo piso de todas la calles, y dado que resulta imposible encontrar ninguna innovación moderna y el yacimiento está siempre prácticamente vacío, Ostia es el lugar ideal para imaginar como era la via de un ciudadano del Imperio Romano.

Los visitantes pueden recorrer Ostia Antica libremente. Hay mosaicos y columnas por todas partes, pero los elementos más interesantes son detalles tan domésticos como los mostradores de mármol de los pescadores y los lavabos comunitarios, que podían albergar a 20 personas a la vez.

Detrás del teatro, con 35.000 asientos, donde se ofrecen actuaciones en vivo cada verano, está el foro, con el templo de Ceres en el centro. Además, de los templos, los baños y los grandes espacios públicos, puedes explorar las casas de los pobres y los típicos planos callejeros y tiendas, y ser romano por un día dentro de lo que cabe.

En su momento álgido, Ostia era un floreciente centro comercial con uan población de más de 100.000 habitantes, cuyos apartamentos, tabernas y baños siguen intactos. La calle principal, Decumanus Maximus, tiene más de dos kilómetros de largo, y todavía se puede meter el pie en los surcos profundos hechos por los antiguos carruajes de cuatro ruedas, que eran el principal medio de transporte de mercancías y equipaje entre Roma y el mar.

Por útlimo, no hay que perderse la magnífica vista panorámica desde el teatro en Tusculo, los restos etruscos en Civitavecchia y el pueblo de la colina de Frascati.

Dejar respuesta