La noche en Milán

Milán es la capital de Lombardía y una de las ciudades más importantes de Italia. La noche milanesa, sin duda, es la más divertida, por lo variada del norte del país transalpino. Tien un solo problema, es carísima. En los navigli por ejemplo, la copa no bajará de los seis euros y en Brera la situación empeora.

En el naviglio Pavesse en encontrarán más locales con música en directo. En el naviglio Grande, los locales son más tranquilos y hay tradicionale vinerías y mesones. Sólo existe el problema de la elección.

En el naviglio Pavesse está Le Scimmie, un local de jazz con una gran historia a sus espaldas y muy buenos grupos en directo. Más adelante se halla Battery Service, que, a pesar de su nombre, es un un local relajado donde André, un bodeguero reconvertido, proponer excelentes vinos y embutidos con buena música.

En el otro canal, en la via Casale en encuentra Tango, un pequeño local con buena música. Enfrente está Rococó, que es uno de los locales que más tarde cierra en la zona. También hay que ir a Coure para contagiarse del glamour.

Por otro lado, la noche en el barrio de Brera es más relajada y mucho, mucho más chic. Un bar muy interesante y muy de moda es Radezky (Via Garibaldi), una joya del diseño lúdico.

La noche más alternativa está en los centros sociales, espacios de okupas que proponen conciertos y copas a bajo coste. El más grande y antiguo es Leoncavallo (Via Watteau, 7), un poco alejado del centro de la ciudad y donde se reúnen rastas, punks y la gauche divine.

Muy animado los fines de semana es Pergola (Via Pergola); se aconseja ir los viernes y los sábados. Está en la zona llamada Isola, que también tiene locales interesantes, como Nordest Caffé (Via Borsieri).

Por último, hay que acudir a un centro social de reciente fundanción, Il Cantiere (Via Monterrosa). No es apto para claustrofóbicos pues los fines de semana se llena totalmente. La cerveza suele valer unos 3-4 euros y hay que tener cuidado con el garrafón en las copas.

Foto vía Tribuna de Salamanca

Dejar respuesta