Bolonia, una notable ciudad italiana

Bolonia  es la capital de Emilia-Romaña (en el norte de Italia), ubicada entre el río Reno y el río Sávena, cerca de los Apeninos. Se trata de  una de las ciudades históricas mejor conservadas y cuenta con el segundo casco antiguo medieval más grande de Europa, después del de Venecia.

A pesar de no ser una de las visitas obligadas del grand tour de Italia, Bolonia, famosa por tener la universidad más antigua de Europa, es una ciudad que merece ser visitada y vivida. Ha sido Capital Europea de la Cultura en el 2000 y en sus teatros, festivales, exposiciones, conciertos, salas de cine, etc., siempre hay algo que hacer. Encima, actualmente los museos cívicos son gratuitos para todos.

El centro histórico de la ciudad, antiguamente amurallado y flanqueado por doce puertas que todavía se conservan, tiene una trazado completamente medieval y muy característico: los colores de sus edificios y los 40 kilómetros de pórticos en los que resguardarse del sol y de la lluvia hacen de Bolonia un lugar inconfudible.

De hecho, la visita da para más de un día, si uno decide sentarse en los cafés de las plazas, explorar el ambiente universitario o disfrutar de la gastronomía, pues no en vano la cocina de Bologan la grassa tiene fama de ser la mejor de Italia.

La plaza peatonal que rodeal Piazza Maggiore es el centro neurálgico de Bolonia: sus cafés están siempre llenos y hay un continuo ir y venir de gente. Las calles que salen de la plaza en dirección oeste albergan un mercado y durante el día son un hervidero de actividad.

Al sur de San Petronio, el barrio mas elegante del centro se encuentra en la mitad sur del casco antiguo: en via Farini y via d’Azeglio se concentra la mayoría de los escaparates, pero los demás es una tranquila zona residencial muy agradable para pasear, con sus casas de colores cálidos y sus soportales.

El barrio universitario es la zona más concurrida de la ciudad. Aquí no sólo se encuentra la inmensa mayoría de los departamentos de la Universidad, sino que abundan las tiendas, los bares y los restaurantes cuya clientela está compueta fundamentalmente por estudiantes.

Por último, en via dell’Independenza y en sus alrededores se conservan soberbios palacios medievales y renacentistas.

Dejar respuesta