4 hitos turísticos de Roma

panteón de roma

Roma, la capital de Italia, cuenta con múltiples atractivos turísticos. Se trata de una ciudad muy visitada y famosa en todo el mundo. Un icono que merece ser conocida. En esta ocasión, os descubro cinco hitos turísticos de la Ciudad Eterna.

1º. La Gelateria Corona (Largo Arenula 27, Largo Argentina):

La Gelateria Corona es una de las mejores heladerías de Rom. Se recomienda probar el helado hecho de la forma tradicional y con los ingredientes frescos. Además de los helados tradicionales,  ofrecen sabores más creativos, como apio y menta o cítricos y peperoncino, azafrán y requesón, pistacho con nueces, mango o crema de armagnac. En verano, se una cita ineludible en la capital italiana.


2º. Il Galata morente, en los Musei Capitolini (Piazza del Campidoglio 1, Capitoline Hill)

El galo o gálata moribundo (o gladiador, como se le conoce hoy en día), en Palazzo Nuovo,  es una de las estatuas más formidables de Roma. Pese a ser  de ser un esclavo capturado  y extranjero,  su enemigo lo retrató  con gran dignidad. Los romanos, antiguos maestros de las guerras, ofrecen de forma irónica en esta antigua escultura una sublime declaración antibelicista. Da que pensar.

3º. Cinema Farnese (Campo de’ Fiori 56):

 El Cinema Farnese,  restaurado con sumo gusto, es uno de los pocos cines que continúa siendo un negocio familiar y que, encima, cuenta con palco. Un cine singular. La programación varía desde cine de autor hasta cine comercial. En ocasiones,  las películas son en versión origina, especialmente en los animados festivales, estrenos y programas especiales.

4º. Pantheon (Piazza della Rotonda, Campo Marzio):

Varios expertos llaman a esta esfera dentro de un cubo como el edificio más perfecto del mundo. Templo antaño de todos los dioses, de ahí lo de «panteón», esta obra maestr  de la ingeniería se levantó en el siglo I a. C. y fue reconstruid  por Adriano alrededor del año 125 d. C.

Durante casi 2.000 años, la construcción de la cúpula del Panteón ha desconcertado incluso a los arquitectos modernos.  El óculo central sigue dirigiendo su mirada hacia los cielos, de forma que, cuando llueve, las gotas de agua rebotan en el valioso suelo de mármol del interior. Una joya de la arquitectura mundial.

Foto vía Disfruta Roma

Dejar respuesta