Carlingford, una sorpresa irlandesa

Carlingford es un bonito e histórico  pueblo medieval que se ubica en  el norte del condado de Louth (Irlanda), justo en la frontera con Irlanda del Norte. Se encuentra entre la desembocadura del río Newry  en Carlingford Lough  y la montaña llamada Slieve Foy.  Desde aquí se divisan las montañas del del Mourne, ya en Irlanda delNorte.

Este precioso rincón irlandés se halla a unos 28 kilómetros de  Dundalk  y 91 kilómetros de Dublín.  Carlingford conserva en pie un buen número de  calles medievales; la principal es Tholsel Street. También  destacan las casitas blancas y los antiguos edificos.  Dar un paseo por este legendario pueblo irlandés es toda una experiencia.

Carlingford, una joya irlandesa

A día de hoy, todavía dominan Carlingford las ruinas del King John’s Castle; este castillo fue erigido por los invasores normandos con el fin de proteger la entrada de la ría. Además, hay otros edificios fortificados como la Casa de la Moneda.

Por otro lado, en la oficina de información del Holy Trinity Heritage Centre, instalada en una preciosa iglesia de la Edad Media, se narra la historia del puerto de Carlingford desde el período anglosajón.

En Carlingford, las ostras tienen gran predicamento. Este pueblo de pescadorse celebra durante el mes de agosto una popular fiesta de las ostras que cuenta con gran presencia de visitantes y lugareños.

Asimismo, en la ría de Carlingford se puede practicar varios deporte naúticos e incluso se programan excursiones por la ensenada desde el muelle durante los meses estivales.

La visita a Carlingford se debe completar recorriendo la península de Cooley. El tramo que recorre el litroal es el más espectacular. A unos cuatro kilómetros de Carlingford, se halla el parque forestal de Slieve Foye que cuenta con vistas maravillosas.

Por último, desde Carlingford se puede realizar el Tain Trail, un magnífico circuito circulaer de más de 30 kilómetros a través de las zonas más fascinantes de la península de Cooley que lleva hasta los interesantes yacimientos prehistóricos.

Dejar respuesta