El Palacio de Westminster, un icono de Londres

El Palacio de Westminster es uno de los  monumentos más famosos de Londres.  Se trata de sede del Parlamento británico formado por la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores.

El Palacio de Westminster con el Big Ben (la torre de St. Stephen) a su derecha junto al río Támesis es un icono de la capital británica. Cita ineludible cuando se viaja a Londres.

En el siglo XI, el palacio de Westminter original fue erigido por Eduardo el Confensor, a orillas del río Támesis. Fue el palacio de monarcas ingleses hasta que Enrique VIII lo abandonó después de su incendio. Asimismo, ha sido sede del gobierno durante muchos años.

En 1834, el viejo palacio quedó casi totalmente derruido por un incendio ya que apenas aguantaron en pie el Salón Westminster y la torre de Joyas. Sir Charles Barry y AWN Pugin lo reconstruyeron y diseñaron el magnífico complejo neogótico que se contempla en la actualidad.

Se puede asistir a las sesiones de la Cámara de los Comunes y de la Cámara de los Lores debido a que abren al público durante la semana a distintas horas del día. Se debe  esperar una larga cola, someterse a unas exhaustivas medidas de seguridad y buscar un asiento libre en la galería de los extraños.  Incluso en agosto y septiembre, cuando no hay sesiones del Parlamento, se puede realizar una visita guiada a todo el recinto.

El Big Ben es mundialmente conocido. Es la Torre de St. Stephen construida en 1858. El Big Ben en realidad es el nombre de la campana de 13 toneladas que hay en su interior.  Cada cinco años, expertos alpinistas la limpian completamente. En el lado contrario del edificio se encuentra Victoria Tower, terminada en 1860.

La mejor vista de todo el complejo se obtiene desde la parte este de Lambeth Bridge. De noche, las torres inundadas de luz y sus agujas lucen un aspecto muy romántico.

Por último, para llegar al Palacio de Westminster, la estación de Metro más próxima es Westsmister. También recomiendo acercarse dando un paseo por las orillas del río Támesis para empaparse de la belleza del lugar.

Foto vía Daniel Prado Rodríguez

Dejar respuesta