El Imperial War Museum de Londres vuelve a abrirse tras una gran remodelación

museo londres

El Imperial War Museum de Londres ha vuelto a abrir sus puertas, después de  una profunda renovación que ha costado más de  48 millones de euros. El objetivo es ofrecer 14 nuevas galerías dedicadas a la I Guerra Mundial y un atrio espectacular con el que provocar la curiosidad del visitante.

Este amplio museo es un lugar destinado a que las generaciones futuras comprendan el sufrimiento y los enormes sacrificios que se realizaron durante la I Guerra Mundial (1914-1918) así como el tremendo impacto que tuvo ese conflicto.

Cuando se cumple el centenario del comienzo de esta contienda bélica y después de cuatro años de renovaciones, el museo  ha buscado una manera nueva de atraer el interés del espectador.

Con juegos de luces y una mejor distribución de las salas, el museo narra, de forma interactiva, los orígenes, las causas, las consecuencias y el impacto global que tuvo  la Primera Guerra Mundial.

Así, se pueden ver varios tipos de armamento, juguetes, misivas, vídeos, fotografías o demás parafernalia y da voz mediante grabaciones a aquellos que vivieron en primera persona una contienda bélica  que convirtió Europa continental en un  sangriento campo de batalla.

En las flamantes salas del museo se exponen de manera cronológica nuevos objetos que examinan las ramificaciones del conflicto, que se cobró más de 16 millones de vidas.

Además, el majestuoso nuevo atrio central expone a sus lados y algunos colgados del techo más de 400 objetos, 60 de los cuales, como aviones de combate o tanques, que no habían sido expuestos hasta ahora.

En otra de las nuevas galerías, “Puntos de inflexión”, se invita al visitante a explorar temáticas relacionadas como los frentes de guerra en Rusia y África y ver  objetos extraídos de los restos de un submarino, o un bombardero japonés abandonado en 1943, y redescubierto 50 años después.

En total, se pueden ver más de  1.300 objetos en estas salas de todos los tamaños, muchos de lo que no se habían expuesto hasta ahora. Todos ellos muestran  historias de sufrimiento y pérdida pero también de resistencia, camaradería y amor.

Por ejemplo,  aparecen las  amarillentas misivas intercambiadas entre un general británico, William Martin, y su prometida, Emily Chitticks, quien respondió a la última carta del soldado días después de que éste perdiera la vida en el frente.

Foto vía Aces Flying High

Dejar respuesta