El arte “shunga” llega al Museo Británico de Londres

El arte “shunga“, una auténtica explosión de contenido sexual que tuvo su auge en Japón entre 1600 y 1900, centra una exposición en el Museo Británico de Londres.  La  muestra se podrá visitar hasta el 4 de enero de 2014  y cuenta con 170 cuadros, grabados e ilustraciones elaborados por artistas como Hishikawa Moronobu (siglo XVII), Kitagawa Utamaro (siglo XVIII) y Katsushika Hokusai (1760-1849) que reflejan cómo se percibía el sexo en Japón en aquellos tiempos.

Mientras en Europa el sexo era algo tabú, en el temprano Japón moderno triunfaban las denominadas “shunga” o “estampas de primavera”, que describen de forma detallada diversos actos sexuales entre hombres y mujeres o personas del mismo sexo, con una ejecución bella ,tierna e incluso cómica.

Se trata de la primera vez que el Reino Unido dedica una completa  muestra a este tipo de arte, que luego  inspiró a creadores occidentales como Pablo Ruiz  Picasso o Toulouse Lautrec.

La exposición aborda por qué nació esta forma artística y cómo y dónde se distribuyó ya que, aunque el sexo era un tema abierto en la esfera privada japonesa, la vida pública estaba gobernada por unas estrictas normas confucianas.

Así, si bien en el Japón de la época existía la represión y la explotación sexual, así como la desigualdad de género, el “shunga” alberga especialmente valores positivos e integradores, al reconocer las gustos sexuales de la mujer y los homosexuales.

El “shunga” fue prohibido en el año 1722, aunque continuó distribuyéndose y jamás fue censurado, y creció debido a una red nacional de bibliotecas comerciales que no estaban reguladas. Sin embargo, al final se suprimió y se transformó en tabú a fines del siglo XIX y XX.

La exposición no está recomendada para menores de 16 años por su  alto contenido sexual. Recoge obras de colecciones del Reino Unido y el resto del continente europeo, Japón y Estados Unidos de Norteamérica y ha sido organizada junto con varias instituciones niponas para conmemorar los  400 años de relaciones británico-japonesas.

Dejar respuesta