La región de vinícola de Tokaj, la magia húngara

Tokaj  es la región vinícola más famosa de Hungría y es famosa en todo el mundo por el vino blanco, y en particular por sus vinos dulces. El rey francés Luis XIV dijo que Tokaj  era “el vino de los reyes y el rey de los vinos”. Se llega fácilmente desde Budapest tanto en coche como en tren.

Tokaj, con sus menos de 5.000 habitantes, es un pintoresco y pequeño lugar situado a pies de las montañas Kopasz, con las colinas Zemplén al norte y los ríos Tisza y Bodrog al sur. Las colinas Zemplén son volcánicas y los otoños aquí son suaves, lo que puede explicar en parte por qué esta zona viene produciendo vinos tan buenos desde el siglo XVII.

 A diferencia de Egger (la principal ciudad del norte de Hungría que es famosa por sus vinos tintos, como el célebre Egri Vikavér o “sangre de toro”), Tokaj, situada más al nordeste, sólo produce vinos blancos. Aun así se la conoce en todo el planeta por la inmensa calidad y el extraordinario sabor de sus vinos dulces. Su fama abarca varios siglos.

De hecho, Tokaj produce distintos tipos de vinos blancos. El Hárlesvelü es probablemente el más seco, pero el Furmint es el más típico, y se puede encontrar en cualquier lista de vinos. El Szamorodni puede ser seco o dulce y es un vino más complejo, algo parecido a un jerez. El Aszú está hecho con las uvas que maduran más rápidamente. El Aszú Esszencia es el rey de los vinos y tiene un sabor realmente delicioso, por lo que merece la pena probarlo y saborearlo hasta la última gota.

En total, hay 28 pueblos y ciudades en la región vinícola de Tokaj, que se extiende por las laderas sur y este de la cordillera Zemplén. Allí adonde vayas en la región, encontrarás viñedos privados y bodegas que ofrecen catas de vino. Por supuesto, la Unesco ha declarado a esta región como Patrimonio de la Humanidad por ser un paisaje cultural histórico.

Foto vía  Vinos del Plata

Dejar respuesta