El Monasterio de Osios Loukás, un bello rincón griego

Grecia tiene muchas sorpresas que no todos los turistas llegan a conocer durante un viaje por este país mediterráneo. En esta ocasión, vamos a conocer un bello monasterio griego.

El Monasterio de Osios Loukás se encuentra en la provincia de Beocia, a unos  175 kilómetros al noroeste de Atenas, por lo cual  desde la capital de Grecia se puede visita y regresar en el día o bien dormir en algún hotel cercano al monasterio

Se recomienda alquilar un coche, especialmente si se quiere visitar Delfos. Se parte por la autovía del Norte (E-75) en dirección norte hacia Lamia-Tesalónica. A 97 kilómetros de Atenas, se deja la E-75 por la salida a Thiva y se accede a una carretera comarcal en dirección a Livadia. Pasado Livadia, hay que dirigirse a Distomo. A cinco kilómetros de Distomo se halla el   pueblo de Stiri, y a tres kilómetros de Stiri se llega  al Monasterio.

El Monasterio de Osios Loukás, un icono griego

El monasterio de Osios Loukás u Hosios Loukás destaca como uno de los más bellos  monasterios bizantinos de toda  Grecia. Forma parte  del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco junto al monasterio de Daphni y el monasterio de Néa Moní de Chíos. Sobresle  sus mosaicos sobre fondo dorado del siglo XI, sus magníficas pinturas y el lujo de su  decoración que basa en pisos de mármol, pórfido y jaspe.

Dedicado a su fundador, San Lucas, un ermitaño del siglo X, este monasterio es uno de los edificios medievales más notables de Grecia. Encima, su cercanía a Delfos le favorece mucho para llegada de turistas.

A la entrada del monasterio, se alza el mosaico dorado con la imagen del santo. Una vez en el interior se puede acceder a un edificio espléndido,  la iglesia de Katholikon que se conecta desde el interior con otra de menor tamaño denominada como Theotokos, erigida entre 997 y 1011 para recordar a la Virgen María.

En el interior, destacan los frescos y algunos mosaicos que se mantienen muy bien conservados. Bajo el Katholikon se puede contemplar la cripta en la que descansa el cuerpo del ermitaño San Lucas.

En definitiva, una recomendable visita por el interior de Grecia y todo ello cerca de la capital helena.

Dejar respuesta