La costa de Pembrokeshire, una preciosidad galesa

El parque nacional de la costa de Pembrokeshire ocupa casi toda la costa sudoeste de Gales. Incluye las islas de Skomer, Skokholm y Grassholm frente al cabo sur, y la isla Ramsey en el cabo norte de la bahía St.Bride, además de la isla Caldey, que está más al sur, frente a Tenby.

También incluye el estuario interior de Daugledau y algunas de las praderas de las colinas Preselli. El camino costero de Pembrokeshire se extiende por 300 kilómetros y son necesarios al menos dos semanas para recorrerlo a pie, una verdadera prueba de resistencia, por ello, la mayor parte de la gente opta por recorrer a pie sólo una de sus partes.

La escarpada costa y sus espectaculares acantilados, probablemente los más espectaculares del pías, están salpicados de pequeños pueblos pesqueros y enormes playas de arena. Se trata de un paisaje austero y remoto repleto de castillos (más de cincuenta), y que alberga también la catedral de St.David. Se trata del lugar religioso más significativo de Gales y fue construida en el siglo XII en el mismo lugar en que se había alzado una iglesia durante 600 años.

En términos generales,los turistas acuden a esta costa por tres motivos: parar recorrer el camino costero, para contemplar animales salvajes (las islas son todas reservas naturales y marinas) y para practicar actividades al aire libre, como el surf, el windsurf, la navegación a vela, la navegación en canoa, el submarinismo, la pesca, la equitación, la navegación marina en kayak y el coastering, que es una especie de escalada marina.

Varias empresas ofrecen viajes en barco a las islas, y en primavera y verano se pueden ver colonias de miles de aves acuáticas, como frailecillos y araos comunes. Entre Skomer y Skokholm se encuentra la mayor colonia de pardelas pichonetas del mundo. También se pueden ver focas, marsopas, delfines e incluso, si se está de suerte, ballenas de minke.

Foto vía Del Vivir y del Viajar

Dejar respuesta