Un paseo por el sur del boulevard de Saint Germain en París

Eglise de Saint-Sulpice

En París, existen numerosos lugares para pasear y conocer. Así, la zona que se extiende al sur del boulevard de Saint-Germain cuenta con varios lugares interesantes, como el Carrefour de l’Odéon, que se anima tanto de día como de noche, con sus cines, sus bares y  sus cafés.

Asimismo, la bella plaza semicircular del Theatre de l’Odéon alberga un edificio de sobrio clasicismo que durante Mayo del 68 sobresalió como un foco activo de la rebelión.

En el número de esta plaza se encontraba el famoso Café Voltaire, donde durante 150 años se reunieron numerosas personalidades del mundo literario. Las calles de los alrededores (rue de Condé y rue de Tournon) destacan por sus hermosos edificios antiguos.

A renglón seguido, se puede visitar la  Eglise de Saint-Sulpice. En principio, era la parroquia que destinaron los abades de Saint-Germain-des-Prés a los campesinos que residían en el barrio. En su interior, llaman la atención tres pinturas de Eugéne Delacroiz y dos pilas bautismales, esculpidas por Pigalle.

Delante de esta iglesia se abre la place Saint-Sulpice. En medio de la plaza puede admirarse una fuente que representa a cuatro obispos. En esta plaza se organiza cada junio un mercadillo de antigüedades que trata de revivir el espirítu que conoció el barrio con la conocida Foire de Saint-Germain-des-Prés.

Por las calles de los alrededores se conservan varias tiendas de objetos culturales, si bien la mayor parte  han sido reemplazadas por lujosos comercios y galería de arte y diseño. Las próxima rues Guisarde, des Cannettes y Princesse, al norte de la plaza, poseen hermosas fachadas.

En el inicilo del cruce de la Croix Rouge, en la prolongación de la rue du Dragon, se alza la escultura El Centauro, de César. A la altura de la rue Saint-Placide la animación es mayor con varioss cafés.

Por último, en el número 85 de la rue du Cherche-Midie está el Musée Ernest Hérbert, instalado en un hotel particular del siglo XVIII. Este pintor (y también poeta), poco conocido, era primo de Stendhal. Su obra, entre romántica y precursora del simbolismo en los últimos, es casi inclasificable..

Foto vía Wikimedia Commons

Dejar respuesta