Troyes, un bello rincón francés

Troyes es una preciosa ciudad de Francia que está a 150 kilómetros de París. Troyes pertenece a la región de Champagne-Ardenne y es la capital del Departamenteo de Aube.

En esta  ciudad medieval las calles del centro se agrupan siguiendo la forma del tapón de las botellas de champán. Patria del poeta Chrétien de Troyes, autor de Parsifal, Troyes se encuentra rodeada de un paisaje maravilloso donde no faltan excelentes lagos en los que se pueden practicar varios deportes acuáticos.

Troyes está ubicada a 113 metros de altitud en la orilla izquierda de río Sena, entre las ciudads Chalons -sur-Marne y Auxerre. Se trata de una bella ciudad medieval con muchos paseos peatonales, parques muy cuidados y amplias plazas.

La rue Champeaux es una calle peatonal que recorre del centro de la Ciudad Vieja.  Aquí se encuentran la mayoría de los locales de una ciudad famosa por su agitada vida nocturna, cosa que sorprende al ser una ciudad de tipo medio.

Desde esta calle se llega al callejón des Chats, que es tan típico que sobresale como el emblema de la ciudad. Se trata de una estrechísima calleja con casas de entramado de madera cuyos voladizos se inclinan hasta tocarse por la parte superior.

Por otro lado, en la place Folch, se encuentra el Hotel de la Ville (Ayuntamiento) que fue erigido en 1670. Asimismo, hay que fijarse en la rue Emile Zola, donde se hallan todas las tiendas más importantes y algunas brasseries donde degustar las delicias locales.

Por  otra parte,  el Musée d’Art Moderne, situado junto a la gótica catedral de St-Pierre y St-Paul, alberga unas 2.000 obras del arte francés del último siglo en un edificio tan espectacular  como los propios cuadros.

La visita a Troyes se puede finalizar  con la Maison de l’Ouitil et de la Pensée Ouvrière, la église de St-Madeleine, la basílica de St-Urbain y el Musée des Beaux-Arts.

Dejar respuesta