El Parque Nacional de Mercantour

Francia esconde rincones inesperados. Un país tan grande y tan bonito nunca deja de sorprender al turista. Uno de ellos es el Parque Nacional de Mercantour. Este bello parque nacional se extiende a lo largo de unos 75 kilómetros en un estrecho y montañoso espacio entre Barcelonette, en los Alpes Maritimes, y Sospel, a unos 20 kilómetros al norte de Montecarlo. Aunque está prácticamente deshabitado, está lleno de senderos y refugios para excursionistas.

El Parque Nacional de Mercantour contiene varios picos. El más alto de ellos es la Cime du Gélas que mide 3.143 metros de altura. También se encuentra en el parque el lago situado a mayor altitud de Europa, el Lac d’Allos.

Este parque nacional se trata de una zona hermosa y completamente virgen, con magníficas cataratas y gargantas, que es especialmente conocida por su flora y su fauna. En el interior, se encuentran extrañas plantas alpinas, como las saxífragas de múltiple floración, además de especies únicas de orquídesas y lirios.

Más cerca de la costa, se hallan plantas de bosque más típicas, las resistentes y aromáticas especies que dan fama al interior de la preciosa Provenza. El parque nacional da cobijo a algunos mamíferos alpinos, como cabras montesas, marmotas alpinas, armiños, muflones y los reintroducidos lobos. Aquí también hay aves soberbias, como águilas reales, halcones peregrino, abubillas y perdices nivales.

Por otro lado, hay que visitar Sospel, una ciudad encantadora y tranquilla a orillas del río Bevera. La plaza Saint-Michel es el clásico sueño provenzal de fachadas color melocotón, entre las que también se encuentran dos capillas y una iglesia, todas ellas vigiladas desde las alturas por un castillo en ruinas. Este es un lugar ideal para descansar después de una jornada de excursionismo por las altas montañas.

La mejor época para ir al Parque Nacional de Mercantour es de junio a octubre. Se puede llegar fácilmente por carretera y por tren. También hay que ver Barcelonette, el Vallée des Merveilles y las piedras talladas de la Edad de Bronce cerca del monte Bégo.

Dejar respuesta