La Catedral de Notre-Dame de París

La Cathédrale de Notre-Dame de Paris (Catedral de Nuestra Señora de París) no es sólo una obra maestra de la arquitectura gótica francesa, sino también el centro del catolicismo de París durante siete siglos. Notre-Dame es un icono de París, un lugar de visita ineludible.

La catedral se empezó a construir en 1163 y se terminó a mediados del siglo XIV. El arquitecto Eugene Viollet-le-Duc supervisó su exhausitva restauración en el siglo XIX. Y en los últimos años, se ha limpiado su fachada occidental.

El interior tiene 130 metros de longitud, 48 metros de anchura y 35 metros de altura,  y puede albergar a má de 6.000 fieles. Notre Dame es famosa por su sublime equilibrio así como por sus elementos asimétricos introducidos para evitar la monotonía.

Una de las mejores vistas de Notre-Dame se aprecia desde la Place Jean XXIII, el encantador parque situado detrás de la catedral, donde se contempla en  toda su magnificencia la enorme cantidad de arbotantes que rodean el coro y el presbiterio.

En el interior, llaman la atención tres espectaculares rosetones. El más famoso de todos, de 10 metros de ancho, está situado sobre la fachada occidental, por encima del órgano de 7.800 cañones, y ha permanecido inalterado desde el siglo XIII. También sobresale el coro central. El trésor (tesoro) contiene material gráfico, objetos litúrgicos y otras reliquias, algunas de origen cuando menos dudoso.

Notre-Dame fue escenario del proceso de rehabilitación de Juana de Arco y de la coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia, entre otros sucesos sobresalientes de la historia gala.

La entrada a las Tours de Notre-Dame se encuentra en la Torre Norte. Subiendo los 387 escalones se llega a la azotea de la fachada occidental, donde se pueden observar de cerca las gárgolas de la catedral y la campana de 13 toneladas denominada Emmanuel de la Torre Sur, así como disfrutar de una maravillosa vista de París.

Por útimo, hay que añadir que Notre-Dame es el auténtico corazón de la capital francesa. Las distancias de París hasta cuaquier lugar de Francia se calculan desde la Place du Parvis Notre-Dame, situada frente a la catedral. Una estrella de bronce, colocada en la acera contraria a la entrada principal, marca el kilómetro cero de las carreteras galas.