Montmorency, una bella ciudad próxima a París

Montmorency es una localidad y comuna  situada en el departamento de Valle del Oise, en la región de Isla de Francia (Francia). En esta pequeña ciudad, cercana a París, Jean-Jacques Rousseau creó algunas de sus obras más importantes como El Emile y la Nouvelle Héloise. Durante la Revolución Francesa la ciudad tomó el nombre de Emile, en hono al libro del filósofo, recuperando el nombre de Montmorency en 1832.

Se trata de uno de los lugares de peregrinaje literario más frecuentados y, aunque el castillo de madame d’Espinay fue destruido, se conservan las casas donde Rousseau vivió tras distanciarsse de su amiga: Le Mont-Louis  y la maison des Commères.

Además de la Colegiata, hay pocos monumentos de la época de los duques de Montmorency. La plaza del mercado, con el Café du Cheval-Blanc, era en el siglo XIX el punto de partida de los paseos en burro que se realizaban por el bosque y el castañar centenario. El ayuntamiento está en una villa del siglo XVIII con una hermosa decoración interior, aunque hoy la auténtica atracción es el bosque vecino.

La Collégiale Saint-Martin sobresale por su fachada del siglo XIX, si bien la Igleisa conserva algunas de las vidrieras del siglo XVI más hermosas de la región. Su construcción se debe a la familia de los Montmorency, señores del lugar, que hicieron esculpir los nombres de su estirpe en las claves de las bóvedas.

Luego, hay que acudir al Musée Rousseau. El escritor vivió en Montmorency entre 1757 y 1762. Tuvo como compañera a Therese Levasseur, con quién se casó más tarde, aunque durante aquellos años mantuvo una apasionada relación con la cuñada de madame d’Epinay. Las complicaciones sentimentales le condujeron a abandonar la casa de su amiga y trasladarse a Mont-Louis, donde terminó sus obras más importantes.

En el museo se presentan algunos detalles de su vida, por medio de proyecciones y documentos que permiten comprender mejor la vida y obra del filósofo. Desde el exterior se contempla una hermosa visión de conjunto del valle y de París.

Dejar respuesta