Los alineamientos de Carnac, una joya de la Bretaña francesa

CARNAC

Los alineamientos de Carnac destacan como un conjunto de alineamientos megalíticos ubicados al norte del pueblo del mismo nombre, junto al golfo de Morbihan, en Bretaña (Francia). Se trata  del monumento prehistórico más extenso del planeta, y fue  levantado durante el Neolítico, entre los milenios V y III antes de Cristo.

Resulta una maravilla situarse en los campos que están cerca de la aldea de Le Ménec, a las afueras de Carnac, cuando el sol sale entre la bruma del mar que suele deslizarse desde el golfo de Morbihan. Entonces, un fila de once piedras enormes se alza entre la bruma a una gran altura por encima del visitante,  a la luz del amanecer.

A medida que la bruma va disipándose, aparecen más piedras, alienadas detrás de las primeras como una fila de soldados, y se extienden a lo lejos a lo largo de más de un kilómetro y medio.

Los alineamientos de Carnac se encuentran en el corazón del paisaje sagrado neolítico que abarca cien alineaciones grandes y pequeñas, recintos, túmulos y piedras aisladas. Las investigaciones indican que su origen se remonta al año 5000 antes de Cristo, lo que implicaría que los megalitos fueron tallados, transportados y colocados por personas que no conocían la rueda y cuyas herramientas estaban hechas solo de hueso y piedra.

Una leyenda bretona cuenta que este singular momumento es una fila de tropas romanas, petrificadas mientras perseguían a un dios cristiano, y les atribuye propiedades relacionadas con la fertilidad. Además, su orientación parece apuntar a una relación entre el solsticio de verano y el de invierno. Unos grandes recintos de piedra marcan los extremos de las alineaciones, y es lógico asumir que tuvieran una función ritual.

También parece que los alineamientos no se erigieron de una sola vez: una generación tras otra fue añadiendo piedras, quizá como una tributo a sus antecesores o como un acto de conmemoracion.

Las piedras van disminuyendo de tamaño de oeste a este; así pues, si se miran las filas en dirección oeste, todas parecen más o menos del mismo tamaño. En definitiva, misteriosos y espléndidos, estos megalitos siguen dominando el resto de las huellas humans que se han dejado posteriormente en el paisaje.

Foto vía Wikipedia

Dejar respuesta